jueves, 29 de agosto de 2013

El Hada de la Transformación te cuenta...

Soy el Hada de la Transformación y de la Estabilidad. ¿Cómo pueden conjugarse estos opuestos? Simplemente, en el centro de la paz del corazón. 

Imagen Registrada*


A pesar de sentirnos estables y fuertes, nos rendimos a la naturaleza cambiante y transformadora del instante. Sabemos que existe en cada uno de nosotros una semilla divina, una chispa amorosa que nos habla al permanecer nosotros en silencio. Desconocemos qué sucederá en el siguiente momento pero ser conscientes de que estamos fluyendo en esta preciso instante, en sintonía con la danza del ahora, nos trae las respuestas que el momento demanda.

Por tanto, si sabemos que todo llega en el momento adecuado, preocuparse resulta una pérdida de energía que, además, consume nuestra atención al ser desviarda innecesariamenten hacia un foco distractor. Distraídos, seguimos olvidando. Conscientes, recordamos y, simplemente, nos dejamos caer en el ser.  

Rendidos al instante, nos entregamos a su naturaleza impermanente y lo miramos sin formarnos una opinión, como un juez sin juicios, sólo presenciando el momento pero participando del momento al permitir que éste nos penetre y transforme nuestra propia naturaleza antes de partir para convertirse en el siguiente.

Imagen Registrada* 
 

Un recuerdo no debe mantenernos agarrados a él sino que a través de él nos informamos, lo aceptamos, nos completamos y seguimos adelante con un nuevo brío. Por tanto, un recuerdo no debe mantenernos hacia atrás, sino traernos de vuelta al ahora, vaciándonos de los condicionantes que nos han confundido hasta ahora o que nos confundirían para un acceso real a este ahora.

Respira cada ahora en tu pecho, percibe el subir y bajar de tus latidos y aunque no sepas cómo será el siguiente instante, lo vital radica en que tu corazón seguirá latiendo y, si dejara de hacerlo, no importa porque se añadirá al ritmo eterno de la vida, que respira por sí misma.

Safe Creative #1308295662163
Autora texto e ilustraciones: María Jesús Verdú Sacases
Texto e ilustraciones inscritos en el Registro de la Propiedad Intelectual
Técnica ilustración: Acuarela y Pastel 

8 comentarios:

Francisco Espada dijo...

Me parece una acertada reflexión. ¡Felicidades!

El Hada de los Cuentos dijo...

La verdad es que a veces nos preocupamos demasiado por las cosas y luego nos damos cuenta de que no era para tanto, pero es difícil saber mantener el control. Que tengas un feliz y relajado día. Un beso.

AMBAR dijo...

Hola María Jesús
Después de un mes ausente he vuelto a publicar y paso a saludarte y leerte de nuevo, un buen fin de semana y un abrazo.
Ambar

JAVIER AKERMAN dijo...

Querida Mª Jesús:
Una reflexión que está en el centro de las enseñanzas budistas. Tu narattiva poética es genial.
Muchas bendiciones.

Angie dijo...

Precioso..como siempre. Es curioso, estos días también me he dejado llevar por la magia del ahora,la mayoría de las veces no disfrutamos de la vida reflexionando constantemente sobre lo que fue y lo que puede ser,y nos perdemos lo único que realmente existe: el ahora.

Ilesin dijo...

Una hermosa reflexión cargada de luz y sensibilidad nacida de un alma llena de sabiduría. Me ha gustado conocerte desde el blog de Ambar. Te dejo mi enlace por si te apetece conocer otras sensibilidades.
http://letrasconalmaycorazn.blogspot.com.es/

Hada Saltarina dijo...

"Presenciando el momento pero participando del momento". Me ha gustado. Paso a saludarte tras estas vacaciones y enviarte mi cariño además de leer este texto tan profundo.

Besos

PEPE LASALA dijo...

Este mundo de hadas tiene su magia Mª Jesús. Tras mis vacaciones me alegra mucho leerte de nuevo amiga. Un fuerte abrazo y buen fin de semana.