martes, 13 de agosto de 2013

Sirenas y hadas te anuncian que...

Sientes tal grado de felicidad y de paz que no cabes en ti. 

Bailas con los rayos de sol al ritmo del vaivén de las olas entre sirenas y hadas. Aquí respiras tu casa, tu hogar inmortal, tu puerto de destino. Una vibración que te hace zozobrar preside la escena pero tú sigues adelante con tu danza energética. Ballenas y delfines conversan entre ellos al fondo, en el horizonte lejano y se dejan escuchar por ti. 

Imagen registrada en Safe Creative*
 

Siempre te ha gustado el canto o el sonido de delfines, ballenas u otras especies acuáticas. Te sientes profundamente hermanada con ellas y les haces un guiño de complicidad, mientras sigues bailando lentamente, tomando conciencia de cada movimiento y dejándote penetrar por la pureza del instante.


Imagen registrada en Safe Creative*
 

Pero descubres que simplemente todo pasa a través de ti y que no pretendes asir este momento de pura vida sino tan solo presenciarlo conscientemente, libremente y dejarlo ir, si su camino es no seguir contigo. 


Te dejas conducir por algo vivificante, como si fuera un organismo vivo que alienta la vida del Universo, que rige sus leyes y que no siempre se comunica contigo con palabras pues proviene del puro sentir.
 
La vida te besa en la mejilla, mientras tus hadas y sirenas se añaden a ese beso de energía que te transfiere la convicción de que todo acompaña a tu propósito, como un niño que es tomado de la mano con amor. 

Imagen registrada en Safe Creative*
 

La flor de sándalo te perfuma y te sonríe esta manaña, mientras se abre al amanecer y te recuerda que tu baile en la orilla debe acabar. Te despides de hadas y sirenas y te diriges a tu casa terrenal, enclavada en un vergel, en un territorio cuya ley es el respeto y el soplo de la pura vida. Se trata de un lugar bañado de inocencia, esa que queda cuando el cerebro se ilumina y el cuerpo se convierte en pura luz. Se trata de un estado de gracia, de dulzura que respiran los niños en sus primeros años de infancia y al que tú has logrado regresar. Desde esta posición todo cobra vida por sí mismo y resulta sencillo.

 Imagen registrada en Safe Creative*

Todo llega a ti como por arte de magia, incluso antes de haberlo solicitado. Te desenvuelves de maravilla en esta nueva etapa de tu vida donde eres una más en la naturaleza, enraizada por completo en esta selva boscosa o en este bosque selvático, acariciado por la neblina y bendecido por ese océano tan cristalino como el cielo. Te parece tan transparente y sereno que bien pudiera confundirse con un manantial de propiedades terapéuticas. 

Siempre has adorado el agua y curiosamente este elemento te rodea ahora en todas sus formas: en hielo, en lluvia, en vapor, nubes, en laguna, río, mar, cascada, arroyo, lago, charca... 

El agua es vida, es pura vida y por eso en estas tierras respetan su curso natural y su pureza, no la alteran por eso en este lugar se respira a pleno pulmón y todavía quedan sitios que apenas han sido visitados por personas o ni tan siquiera avistados por el ojo humano. A esos lugares vas a llegar tú, acompañada por tu buen guía y compañero de ruta.


Safe Creative #1308135575943
Autora texto e ilustraciones: María Jesús Verdú Sacases
Texto e ilustraciones inscritos en el Registro de la Propiedad Intelectual
Técnica ilustraciones: Acuarela o Pastel 






1 comentario:

Carolina dijo...

La vida nos esta besando y nos regala una rosa perfunmada a cada una... aqui lo estoy sintiendo! :)
Tu casa de magia, amor y encanto despierta los sueños!