lunes, 2 de enero de 2012

Cuento de la sirena y el niño buceador

Érase una vez un niño que adoraba el mar. Solía bucear para admirar y recrearse en el mundo marino y lo hacía con tanto amor y respeto que hacía unos días que venía siendo observando por una sirena. Un día ella se le acercó, atraída por el corazón sensible y la autenticidad que irradiaba el niño. El niño la saludó y le pidió que fuera su amiga en sus inmersiones acuáticas. La sirena lo acompañaba y le mostraba tesoros ocultos, sabedora que podía confiar en el alma noble y bondadosa del niño.

La sirena disfrutaba de largas estancias en el mar y breves, en cambio, en el aire junto al niño y, el niño, a la inversa, aunque cada vez conseguía alargar la duración de sus viajes al mar gracias a la creciente capacidad d
e sus pulmones. En cierta manera, ambos permanecían en el mar y en el aire de forma opuesta, la sirena más en el mar y menos respirando en el aire, y el niño, al revés pero era como si el destino hubiera reunido a ambos para conciliarse con sus opuestos.

La sirena le contaba cuánto le dolía la contaminación que envenenaba el fondo marino y el niño le respondía que cada vez existía una mayor conciencia ambiental pero que aún quedaba camino por labrar.

Por las noches, la sirena recorría los caminos relucientes que la luna y las estrellas tejían en el mar para llenarse del magnetismo y de la energía de la luna y esparcirla después en las profundidades. Se preguntaba como caminar, sentir la tierra bajo sus pies, como sería respirar el aire siempre, escuchar sonidos que no fueran los marinos o percibir la caricia del viento o el susurro del aire en el oído. A su vez, el niño antes de dormirse pensaba en su sirena, en cómo debía estar disfrutando del eterno contacto con el agua y la sensación de ligereza, liviandad y libertad que otorga el deslizarse en el arrecife coralino, nadando entre la belleza y el colorido de las especies que lo habitan. Se preguntaba como sería no sentir nunca el peso del cuerpo, ¿tampoco sentiría ella el peso de las emociones?

Por la mañana el niño se zambullía en el agua y su sirena esperaba a su invitado para seguir compartiendo con él los secretos del océano y así, entre ellos, fue creándose este punto de encuentro hasta el día de hoy.

Safe Creative #1201020838256

5 comentarios:

El Drac dijo...

Lindo cuento me pregunto qué pasará cuando el niño crezca y se de cuenta que su amistad se transformó en amor.

Un gran abrazo FELIZ AÑO!!!

PEPE LASALA dijo...

Precioso blog, aquí tienes un seguidor más. De todo corazón te deseo un Feliz 2.012 y que el Niño que ha nacido te bendiga a ti y a los tuyos. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

El Hada de los Cuentos dijo...

Un bonito relato, el tema de la amistad entre seres que no son iguales es muy interesante. Todos deberíamos aprender de la sirena y el niño. Un abrazo

ion-laos dijo...

El poder de la comunicación es infinito, sólo basta con quererlo y desearlo y estaremos en contacto con lo mágico y lo real.

Me voy, y nunca mejor dicho, encantada.

Besos.

delfin en libertad dijo...

Maravilloso, una conexión infinita. Precioso!!! Un abrazo.