viernes, 16 de diciembre de 2011

Mi paseo con las hadas, los elfos, los gnomos y los duendes del bosque


Un viejo chopo me ofrece el asiento de su tronco. Tras él, el ruido de fondo del río rompe el silencio de este paisaje verde, sublime y encantador que reconozco con el asombro de una niña y que reverencio con el acogimiento de un alma silenciosa que halla su paz en lo sagrado.

El tronco del chopo tiene forma de silla en uno de sus laterales. Ese asiento parece que ha estado mucho tiempo esperándome y no sólo a mí sino también a otros caminantes que desean hacer un alto en el camino para recrearse en la belleza del lugar.

Sentada, escucho el ligero chasquido de las hojas al caer al suelo. El otoño preside ese entorno divino y coloreado que engulle mi atención hacia su naturaleza misteriosa y callada.

Las ortigas alrededor del chopo me trajeron episodios de mi infancia en las montañas. Mis juegos transcurrieron en el campo junto a ellas. Las ortigas no me gustaban porque al tocarlas, me picaba la piel y me salían unas erupciones molestas que desaparecían al cabo de poco. Sin embargo, de mayor me beneficié de sus cualidades beneficiosas para el cabello.

En cada árbol, en cada planta, en el curso de ese río detrás de mí, reconocía la paz que de pequeña habitaba en mi alma. Deseaba recuperarla y que se quedara conmigo para siempre a pesar de todo. Ese era mi mayor propósito y las ortigas estaban ahí para recodármelo. Algún pensamiento juguetón me susurró que yo era silencio y que debía trascender mi ruido mental y el de mi entorno habitual. La vida iba a ser mi maestra para esto. Algo me decía que no me estaba imaginando nada.

Desde pequeña había estado ligada a los seres elementales de la naturaleza: hadas, gnomos, duendes y elfos, por supuesto, mis favoritos: los ángeles. Les pedí en mi interior a todos ellos que me desvelaran los secretos para me recordaran como volar, encontrar mi silencio interior y desarrollar una mente neutral, libre de juicio y de condicionamientos externos para poder vivir en libertad y poder ser lo que había venido a ser: una embajadora entre el reino de las hadas y el de los humanos. Un aleteo rápido y sonoro de un ave que en ese preciso instante cruzó cerca de mí sin ser vista, me confirmó que los seres alados habían escuchado mis peticiones y que se habían comprometido a atenderlas. En agradecimiento, les hice una ofrenda de pétalos de rosas y prometí traerles minerales en el futuro. Adoran esas piedras.

Cada paso en esa naturaleza preciosa y mágica, me acercaba a la niña libre, alegre y sin miedo que un día había sido pero que la vida se encargó de apalear para que se convirtiera en triste. Sin embargo, había llegado el momento de dejar eso atrás y de cortar con lazos insanos que me habían estado ahogando durante demasiado tiempo. Había adoptado el coraje de tomarme tiempo para aclararme, para llevar a cabo mi misión y decirle sí a esas almas que me estaban esperando en el mundo.

Seguía sentada en el chopo. Reparé en que detrás de mí había una pequeña pared de tierra, cuando una ligera cantidad de tierra, se desprendió por ella y me recordó que debía seguir mi camino. Ese lugar activaba al máximo mi intuición. De niña era muy sensible y receptiva a lo sutil y mágico y quería redescubrir ese don de nuevo.

Me paré unos instantes para recoger alfalfa para las aves que tenía en el corral de casa. De pequeña, mis abuelos tenías plantaciones enteras para alimentar a los animales de la granja. El alfalfa me conectó con mis recuerdos con ellos. En ese sentido, la naturaleza me estaba brindando un retroceso que me estaba haciendo mucho bien.

El ruido de fondo del río me calmaba y me transmitía que la existencia siempre sigue su curso y que la vida es un don que no hay que malgastar con pensamientos negativos, al contrario, que hay que aprovechar las dificultades para potenciar lo bueno que nos traen y visualizar con más fuerza que nunca todo lo positivo que reside en nuestra alma. De esta forma, nos rebelamos a nosotros mismos nuestros secretos, y con el aliento del pensamiento positivo, les conferimos la mejor de las vidas: la del momento presente destinado a materializarlos. Tener la valentía de visualizar lo bueno en plena dificultad le confiera la fuerza de un volcán.

Seguí caminando y vi una espiga de diente de león y le soplé para ver volar a sus semillas. De chiquilla solía hacerlo, mientras pedía un deseo. En esta ocasión, antes de soplar, pedí que la especie humana fuera digna de vivir en el mundo, convertiéndose en su protector.

Me senté ante el cauce el río para seguir dejándome subyugar el sonido relajante del agua. Los rayos del sol del mediodía impactaban en la superficie del río donde las olas sobresalían y provocaban la aparición de las burbujas en las bajantes. De pequeña, soñaba con poder cogerlas para soplar y ver como explotaban en el aire pero me resultaba imposible. Sólo podía hacerlo con las burbujas de jabón, no con las del agua del río. Se me antojaba como si el lecho del río protegiera a sus burbujas, otorgándoles vida eterna pues yo siempre las veía allí, dibujando sus formas perfectamente circulares sobre el regazo del río que las amamantaba. Además, las rocas del río se confabulaban con ellas para hacerlo posible. De pequeña percibía la naturaleza como un ente sintiente lleno de vida, muerte, cambio, regeneración y colaboración. Eso era algo que me fascinaba y que me enseñaba a aceptar los ciclos.

Dejé atrás el río y me acerqué a unos columpios. Me senté en uno de ellos y me dejé balancear en el aire, sintiéndome chiquilla y embargándome de la dicha del momento.

Me marché sin prisa de aquel lugar, agradeciendo en cada paso la alegría de sentir y de vivir desde mi corazón de niña.

Safe Creative #1112160756136

24 comentarios:

ion-laos dijo...

Qué paz y tranquilidad me entra cuando te leo. Para mí tus letras son señales a seguir, mis favoritas, las hadas que me acompañan en mi día a día.

Felices Fiestas María Jesús.

Besos.

Betty Mtz Compeán dijo...

No pudiste describir mejor la manera en que amo la naturaleza...que belleza de letras, transmiten una gran paz.
Abrazos en el alma.

El Hada de los Cuentos dijo...

¡Qué decirte, Mª Jesús! Es un texto soberbio. Da gusto pasear la mirada por él y visualizar mientras tanto la narración. Es un bálsamo contra el estres.El contacto con la naturaleza nos devuelve a lo más profundo de nuestra esencia. Un abrazo

AMBAR dijo...

Hola Maria Jesús.
Muy hermosas tus historias, leerte es como trasportarnos a ese lugar que nos enseñas con tus letras, precioso.
Un abrazo.
Ambar.

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola María Jesús

Es muy bonito. Me has hecho recordar que también cogía un diente de león y soplaba, y me encantaba y aún me sigue gustando, columpiarme.

Un paisaje, un día, una historia preciosa.

Besotes.

Duarte dijo...

... sabía que aquí iba a encontrar el ambiente que inicié en mis andaduras por el Botánico de Valencia. Algunos de los rincones son el espacio adecuado para que tus hadas y gnomos pululen a gusto.
Una narración más, llena de vida, en el ambiente idoneo... como logras estos espacios y estos seres!
Besos

Poetiza dijo...

Hola amiga, que paz embarga mi alma al leer tan bellas y magicas letras, gracias amiga, Un placer, besos, cuidate.

Marina-Emer dijo...

Tú fuiste la prosa que me trajo el viento
Fuiste del desierto fueros de oropel
*******************************
preciosos tus relatos e imagenes ...gracias por tu visita a mi casa y te deseo feliz fin de semana y fiestas navideñas
besos
Marina

Francisco Espada dijo...

La observancia de la naturaleza evoca siempre historias entrañables. Saludos.

Juan Escribano Valero dijo...

Hola mi Hada Buena: Aun cuando en mi blog ya he puesto una felicitación para todo el que me visite a los amigos quiero hacerlo de forma personalizada.
Que el Jesús derrame su Amor sobre ti y todos los tuyos.
FELIZ NAVIDAD
María Jesús, gracias por darme material para estas navidaes poder contar a mis nietos
Un abrazo

La sonrisa de Hiperión dijo...

Me encantan tus hadas... Un placer siempre pasar por tu casa.

Saludos y un abrazo.

Cecy dijo...

Lindo ha sido acompañarte en este recorrido, por la naturaleza y su magia.
Que siempre viva en ti ese encanto, que trasmites tanta paz.
Gracias.

Un abrazo!

TriniReina dijo...

El corazón de esa niña que continúas siendo.
Bueno, yo creo que creando ilusión siempre tendrás esa magia de niña, tan necesaria.

Besos

La Gata Coqueta dijo...



La Nochebuena se va acercando, tan sólo nos separa unas horas de uno de los días más entrañables del año.

Ella nos deparará la ilusión, comprensión y el amor necesario para continuar siendo tolerantes.

Esta noche, la mesa va a estar vestida con velas de esperanza y armonía, para caer cautivos de la magia navideña.

Te dejo mi modesta invitación... Para que me acompañes en esta cálida cena...

La sencillez en mi presencia te espera en el **hall principal** , para darte un entrañable abrazo de bienvenida.

Siempre agradecida, tú amiga...

María del Carmen

Carolina dijo...

Maria Jesus, te abrazo y te deseo una Feliz Navidad!

..............¨♥*✫♥,
.........,•✯´.........´*✫
.......♥*................ __/\__
.......*♥............… ..*-:¦:-*
...¸.•✫.............……/.•*•.\
...~`,`~.................. |
¸....✫................... *•*
´¸...*♥..´¸...........*♥♫♥*
´¸¸♥*................✯•♫•♥•*
´¸.•✫ .............. *♥•♫•♫♥*
~`,`~............. ✯♥•♦♫♥•♥*.
`.✫`.............. *♥☺♥•♥•☺♥*.
●/................✯♥•♥♠♫♥#♥•♥*..
/▌................*♥♫•♥♫•♥♫♥•♫♥*
/ \....................... ╬╬╬╬

MAJECARMU dijo...

Querida tocaya,ese paseo por el bosque me ha encantado...He sentido cerca las hadas,los duendes y las voces de la naturaleza susurrando paz y canciones de magia.Amo la naturaleza igual que tú,mi poesía se inspira en la naturaleza,sólo ella será capaz de despertar al hombre de su letargo y hacerlo más vivo y espiritual.
Mi gratitud por tus palabras.Mi felicitación por esa inmensidad,que me llega muy adentro y mi abrazo inmenso por la magia de tus letras.
Que seas feliz esta navidad y siempre,amiga...Que la luz de belén esté en tu corazón todo el año y nos dejes la fuerza y el amor,que siempre llevan tus escritos.
M.Jesús

Gonzalo dijo...

Muy buen Blog, te recomiendo que uses Adweblink.com es un sitio web para rentabilizar tu pagina web, vas a tener mejor posicionamiento, mayor numero de visitas y lo mas importante, vas a empezar a ganar dinero... Yo lo estoy usando hace unos meses y ya tuve mi primer pago :D... Saludos !

María Del Carmen dijo...

Hola mi Hada escritora........

Paso a saludarte y desearte una Feliz Navidad y una entrada de Año Nuevo 2012.............

Espero que te encuentres vien y como siempre rodeada de seres del bosque..............

Espero seguir leyendo tus cuentos en el año nuevo que comienza..........un beso

Poetiza dijo...

Hola amiga, te deseo una magica Navidad y un 2012 lleno de bendiciones para ti y tu familia. Gracias por la amistad que a lo largo de este año que se va me has brindado. Te dejo un fuerte abrazo y un beso. Cuidate mucho.

La Gata Coqueta dijo...




¡¡Feliz Navidad para ti!!
Que vives el amor familiar
A la lumbre de los sueños
Alimentando la paz interior.

Dándote gracias estoy,
Por poner a mí alcance
La fortuna de haberte conocido
Y acompañarme estos días

Donde la magia navideña
Nos atrapa el corazón
Y nos regala la ternura
En cada trozo de papel escrito…

Un abrazo te dejare,
A los pies del nuevo año
Regado con la savia del afecto.

María del Carmen

Silvia García dijo...

Hola querida María Jesús, que decir de esta maravilla que nos dejas, tantos recuerdos de mi niñez en el campo, por ejemplo cuando me tiraba panza abajo a mordisquear los cabitos de la alfalfa.
Deseo para tí que la Luz de la Navidad te ilumine siempre y que el Nuevo Año, arribe pleno de hermosos momentos y mucha Paz.
Un abrazo enorme
Silvia

..NaNy.. dijo...

Hola paso a saludarte y desearte mucha felicidad, tu relato es precioso para soñar Besos

El Hada de los Cuentos dijo...

El blog CUADERNO DE COLORES te desea una Feliz Navidad.Puedes pasar por él para recoger tu felicitación. Un abrazo, Mªjesús

mundoelfo.com dijo...

Muy bonita la entrada ;). Un saludo!