jueves, 18 de octubre de 2012

Cuento del artesano y la pobre chiquilla



Érase una vez un artesano que trabajaba de sol a sol para poder mantener a su familia. Apenas dejaba su mesa de trabajo movido por el sincero interés que imprimía en su tarea y por el amor que sentía hacia los suyos, quienes vivían de su escaso salario. Tampoco disponía de mucho tiempo para dedicarse a sí mismo y para poder compartirlo con los suyos y ni mucho menos podía permitirse el lujo de poder sentir la brisa de la mañana deslizándose en su rostro, pues siempre estaba encerrado en su taller artesanal.
Sin embargo, en lugar de lamentarse por su situación, él bendecía cada minuto que podía emocionarse con cada una de las bellas piezas que esculpía y que después vendía para poder mantener a los suyos. Adoraba a sus hijos y a su encantadora esposa, que siempre le servía un plato caliente en cada comida y le dedicaba la mejor de sus sonrisas. Nunca le reprochaba nada y sus hijos tampoco. Y aunque eran pocas las horas que podía brindarles, él se sentía agradecido por cada instante que la vida le regalaba junto a ellos pues el calor familiar le aportaba una confianza y seguridad únicas.
-En verdad, mi mejor obra es la familia que he creado – se repetía cada día el artesano.



Durante su agotadora jornada, miraba por la diminuta ventana cuando salía el sol al amanecer y cuando se ponía.
-¿Cómo será sentir sus rayos al aire libre, en libertad? - se preguntaba y seguía trabajando y trabajando...


Un día una chiquilla pobre de aspecto desaliñado llamó a la puerta de la humilde casita donde vivía la familia y el artesano le abrió la puerta:
-¿Podría darme unas monedas? – preguntó al artesano. No -le respondió–. Apenas tenemos para subsistir, pero quédate a comer.
-Por supuesto – asintió complacida su esposa. Así que la chiquilla entró… y cual fue la sorpresa de la familia cuando descubrió su hermoso rostro, bañado de luz. 




¡Era el rostro de una hada!



-Soy esa luz que miras de sol a sol, la luz de tus sueños y de tu fuerza de voluntad, la luz de la ilusión que imprimes en cada momento. Esa luz de humildad y de agradecimiento que ves al salir y al ponerse el sol y que hace que en lugar de quejarte, aprendas a reconocer lo sublime de cada momento: algo que escapa a los demás...
-Soñé contigo la otra noche…-musitó el artesano.


-Sí –le dijo el hada-, era mi aviso y he venido a buscarte a tu familia y a ti para llevaros al Bosque Encantado, aquél en el que el sustento que necesitan los tuyos aparece de forma natural cada día, como la brisa de la mañana y la luz del sol, que tanto deseas sentir… Esa brisa y esa luz de tus sueños, aquellos que tú tan sabiamente y pacientemente sabes crear y compartir con humildad y bondad: esta es mi magia para ti. 
 Extraído de mi libro de descarga gratuita Cuentos de Hadas para niños y adultos publicado en Bubok 
 


11 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Ojalá me llevara ahora mismo al Bosque Encantado para siempre...

Besos.

Cecy dijo...

De alguna manera me transporte un ratito a ese lugar de ensueño, gente humilde y de corazón grande. Gracias por la magia. Con ella pasamos momentos para recargarnos.

Un abrazo.

Franziska dijo...

Muy emotivo y precioso cuento.
Franziska

theartofpuro dijo...

Thanks for the comment!Your illustrations are very nice!

Rosana Martí dijo...

Algún día acabaremos todos en Otro Mundo, donde nuestro amor vuele a placer y siempre nos sintamos bien y en armonía.

Te felicito por tus ilustraciones amiga, y las hadas y yo siempre nos complacer verte por nuestro mundo.

Besos mágicos.

PEPE LASALA dijo...

Ojalá que ese lugar fuese real Mª Jesús, es precioso. Gracias por hacerme soñar. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

ARCOIRIS dijo...

Hola MªJesus, muy bonito cuento el que has compartido.
Un Saludo.

FANTASIA Y REALIDAD dijo...

No existe nada mejor que un bosque encantado y con hadas, precioso!!
y los dibujos también.
Un abrazo fuerte.

Carolina dijo...

Quiero vivir ya en ese magico bosque de amor entre las rosas y las hadas.
Felicitaciones por tu inspiracion tan maravillosa y tus ilustraciones bonitas.
Un beso.

La Gata Coqueta dijo...



Después de un largo periodo de tiempo, tiempo que a veces no se comporta como nosotros quisiéramos y si como le preceden las situaciones…

Regreso emocionada a recrearme por este vergel, donde las rosas acompañadas de las letras se mecen creciendo bajo la luz de tu sonrisa.

Te dejo como bienvenida, un abrazo de golondrinas interpretando los trinos del cariño y la fantasía.


Atte.
María Del Carmen



MAJECARMU dijo...

Maria Jesús,me ha encantado la sencillez y profundidad de este cuento...La luz de cada día es como un hada,que nos deja en las manos la posibilidad de crear,de renovarnos y hacer real nuestros sueños...Basta creer en ellos e invocar la luz mágica de cada día,que nos ayuda a tener fuerza,esperanza e ilusión...
Mi gratitud por tu cercanía y mi abrazo inmenso siempre por tu buen hacer,tu maestría en la forma y en el fondo.
FELIZ TARDE,POETA Y AMIGA.
M.Jesús