lunes, 10 de octubre de 2011

La niña triste


Audio del cuento:

Ir a descargar

Érase una vez un niño que nació para sentirse vivo, con devoción por cada instante. Nada podía acallar a la juguetona voz de su corazón ni a las maravillas que sus ojos eran capaces de contemplar. A su paso, el cielo respiraba a pleno pulmón para vestirse de gala e irradiar los más bellos colores que se hubiesen visto jamás. El niño tomaba esos colores con sus diminutas manos y los colocaba en su regazo para que la Madre Tierra sintiera su agradecimiento. Cada momento en la vida del niño desprendía vitalidad pues había nacido para hacer que la magia cobrara vida.

El niño sonreía con el trino de los pájaros, fluía con la misma naturalidad que lo hace el agua e irradiaba chispas de felicidad, cuando los rayos del sol le tocaban el alma.

Un día una niña triste se le acercó. La niña no había conocido la alegría y era incapaz de reconocer los colores, pues la oscuridad y el llanto eran los huestes de su corazón. Pero algo impulsó a la niña a acercarse al niño. El niño le dio la mano y ambos partieron hacia el que iba a ser su nuevo camino.

El arco iris reverenció el momento, inclinándose con su colorida cola multicolor y las espigas del campo se doblaron mansamente al paso de los niños. La naturaleza había preparado ese encuentro pues aquellos niños habían nacido para experimentar las emociones que ennoblecen el alma y poderse sentir en libertad de ser y en el pleno reconocimiento de su propio espacio para el alma y el corazón.

Nada más tocar la mano del niño, la niña dejó de estar triste y, por primera vez, sonrió no sólo al niño sino a la vida. La luz que emanaba de esa sonrisa era potente como una cascada y montones de seres mágicos aplaudieron a ese milagro.

Aún hoy esos niños siguen caminando juntos y compartiendo su sonrisa.

Safe Creative #1110100266707

10 comentarios:

Carlos Alberto dijo...

Hola MªJesús! como siempre es un placer el leerte amiga. Encantador final el de los niños.

Un fuerte abrazo para ti;)

delfin en libertad dijo...

Me has emocionado, el centro del mensaje de tu cuento es bellísimo.
Soy feliz de tener el honor de leerte. Muchas gracias por compartirlo. Un abrazo.

ion-laos dijo...

Siempre digo que todo es casual y vivimos experiencias alegres o no, para aprender cuál es nuestro camino en la vida.

Será cuestión de buscar a los niños para agarrarnos todos a ellos, que buena falta nos hace con lo que está cayendo.

Pasa una buena semana, besos.

*Luna de Medianoche dijo...

Muy hermoso cielo
un beso

El Hada de los Cuentos dijo...

Bonito relato de amistad y alegría. Un beso

Francisco Espada dijo...

Transmitimos y contagiamos lo que somos, por tanto, seamos luz para la oscuridad de otros.

Juan Escribano Valero dijo...

Hola mi Hada Buena: Precioso el cuento de hoy. Mi nieta de 9 años y Luis de 6 son tus más encendidod entusiastas, les gusta que les cuente cuentos tuyos, Juan ya tiene 12 años y está jugando a ser mayor, dice que son cuentos de niños pero él aplica el oído muy disimuladamente, también le gustan,
Un fuerte abrazo

David C. dijo...

muy bonita historia.

José Antonio del Pozo dijo...

muy bonito ese darse las manos, esa alegría trasvasada
saludos blogueros

zel dijo...

Dulce, dulce y lo mejor es que permite seguir soñando...