viernes, 2 de septiembre de 2011

El mundo mágico de los saltos


Escucha el audio del cuento con mi voz:

Ir a descargar

Érase una vez una liebre saltarina, un canguro, un saltamontes, una pulga y una rana. Todos compartían la afinidad de desplazarse saltando y de ser capaces de recorrer grandes distancias de salto en salto era algo que les apasionaba y que reforzaba el vínculo de su unión.

Además, todos tenían el mismo sueño: ser capaces de quedar suspendidos unos instantes en el aire cuando sus saltos alcanzaban su punto de altura máxima. Sin embargo, ¿cómo conseguirlo? Les resultaba imposible. Tras las hojas de un helecho, se hallaba oculta un hada, que había escuchado sus pensamientos y a la cual le había enternecido la sinceridad y la autenticidad con la que estos animales perseveraban en pos de su sueño. Así que el hada les trasladó con su magia hasta una cueva oculta a los ojos del mundo donde habitaba una reina de las hadas cuyo aliento mágico era capaz de inspirar a los soñadores y dotarles de las herramientas necesarias para que sus sueños cobraran alas.

De pronto, nuestros amigos se vieron envueltos de una nube mágica de los colores del arco iris impulsada por una brisa de estrellas doradas y radiantes, sobre la que llegaron como por arte de magia al hogar de la reina de las hadas. El hada que lo había hecho posible, se despidió de ellos en silencio y en secreto y desapareció tras el manto de discreción y de invisibilidad que le permitía ayudar a los demás sin que nadie se percatara de su presencia.

La reina de las hadas recibió cariñosamente a nuestros sorprendidos amigos, aunque en el fondo de su ser eran conscientes de que estaban allí porque alguien había escuchado sus pensamientos parlanchines.

-Bienvenidos a mi humilde morada –les saludó la reina de las hadas-. Un hada os ha enviado hasta mí para ayudaros a conseguir vuestro sueño.
-Nuestro sueño es imposible –replicó el saltamontes.
-Es aconsejable aprender a no ser limitantes con las palabras pues ellas encierran un gran poder –dijo el hada.

Acto seguido, el hada les habló de la existencia de una dimensión similar a la del sueño cuya vibración ensoñadora era sutil, ligera y liviana y toda acción cobrada en ella podía tomar tal cariz de modo que era posible quedar en suspensión en el aire en el punto más elevado de un salto. El hada sopló sobre ellos su aliento de luz y de pronto aparecieron en un lugar diferente y nuevo donde habían cobrado la habilidad de dar enormes saltos en los cuales podían quedar suspendidos en lo más alto.

Al principio, les costaba y para estar más tiempo arriba, apretaban las piernas en un suelo inexistente con la esperanza de que eso prolongara quedarse en suspensión. Les parecía que era una forma de controlar su permanencia arriba, pero el hada les dijo que, simplemente, se dejaran llevar por la magia del instante y que renunciaran a cualquier control sobre la situación pues, si no lo hacían así, no permitían dejar ser a la situación y obstaculizaban el natural y sabio devenir de cada instante.

-En vuestro planeta, cuando un surfista se halla en la cresta de la ola, sabe que podrá surcarla con éxito, simplemente entregándose al momento. Confía en su osadía y en su habilidad y sabe que no hay nada que temer. Intentad sentir lo mismo en el punto álgido de vuestros saltos –les recomendó el hada.

Lo intentaron y ¡no se lo podían creer! ¡Lograron permanecer quietos unos instantes en el aire en lo más alto de cada salto! ¡Como un surfista! Además, los parajes que contemplaban desde lo alto parecían haber cobrado movimiento pues en cada salto, los paisajes desfilaban en un carrusel de imágenes que no cesaban de mostrarse como un tiovivo de rincones desconocidos, en danza ante ellos. Lo vivían como si estuvieran en medio de un juego donde nada estaba quieto salvo ellos, levantados en el aire. ¡Qué mágicos instantes! Ese lugar mágico, juguetón y danzarín respiraba a través del movimiento de imágenes en la superficie impulsadas por un extraño corazón cósmico.

-¡Qué gozada! –dijo la liebre.
Desde allí la pulga, la rana y el saltamontes se sintieron tan grandes…
-¡Me quedaría siempre en este mundo de saltos mágicos! –confesó el canguro.

Todos estos animalitos se percataron del hecho de que al estar en lo alto de su salto y contemplar el paisaje en movimiento, la sensación de libertad era tal que aterrizar no tenía sentido pues en el suelo no había estabilidad, sino acción y movimiento. Entonces se dieron cuenta de que estaban en un mundo hecho para ser saltado. Y éste fue el regalo del hada para nuestros amigos. Sin embargo, sabían que no podía durar siempre. Entonces el hada les dijo que así era y que en breve retornarían a su lugar de origen donde creerían que todo había sido un sueño. Y así sucedió, pero en lo más hondo de su alma, ellos estaban seguros de que ese sueño lo habían vivido con la emoción de un niño. A su regreso, el grupo de animales siguió saltando y en cada salto, se acordaban de su hada protectora.
Safe Creative #1109029981518

26 comentarios:

Ligia dijo...

Muy lindo el cuento de los animales y su hada. Abrazos

ion-laos dijo...

Bien está soñar un ratito, pero cada uno tenemos una función que cumplir de acuerdo a nuestro "diseño". Si hubieran sido pájaros, a lo mejor habían pedido saltar...

Besos.

Silvia García dijo...

Realmente sumergirse en el mundo de las hadas es algo supremo y tú lo logras María Jesús, tus relatos te hacen sentir una niña, te llevan al lugar y a la situación que estás describiendo- Esta frase me quedó resonando "Es aconsejable aprender a no ser limitantes con las palabras pues ellas encierran un gran poder".
Quiero una reina de hadas para mí!!!
Buen fin de semana
Un abrazo grandote
Silvia

Taty Cascada dijo...

Llegar al punto de salto crucial, y sentir que podremos lograr nuestro sueño, es lo que todos pretendemos. En el fondo, debemos confiar en nuestro ser interno.
Un beso.

Nerim dijo...

Precioso cuento y magnifica la lectura que haces, con una voz clara, una dicción perfecta, y con un buen tempo de lectura.

Un fuerte abrazo

magda dijo...

Me ha gustado mucho tu cuento Gracias por pasarte por mi blog.
También me han parecido muy hermosas las ideas del espacio "Intereses" de tu Perfil, las comparto. Un abrazo. MAGDA.

TORO SALVAJE dijo...

Michael Jordan lo hacía.
Saltaba, se quedaba suspendido en el aire unos instantes (todos los otros jugadores bajaban) y encestaba.

Besos.

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola Maria Jesús:
Un conte molt dolç.
Gracies per entrar en el meu blog
Sapt la postal del pallaset amb el misatje i frase d ´Aristóteles, si vols la por recollir.
Petons, Montserrat

José Antonio del Pozo dijo...

saltan los ríos, saltan las alarmas, saltan los salteadores, salta la pequeña langosta, salta la vida, ese gran salto hacia...
Bonito relato, mª jesús
saludos blogueros

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola María Jesús

Si creemos en nosotros, estaremos más cerca de conseguir aquello que deseamos. Hay que ponerse a ello y trabajarlo desde el corazón. Menos mal, que siepre hay un hada o un guía que nos ayuda cuando estamos perdidos o bloqueados :D.

Besotes.

Esilleviana dijo...

Cada salto de los cinco animales representaba una decisión, una acción contra toda paralización, miedo, incertidumbre y titubeo.

Me gustó mucho tu cuento porque nos anima a saltar, a no frustrarse tras cada salto errado o no logrado.

un abrazo

Carmen Troncoso dijo...

Que lindo!! abrazar un sueño y quedarse suspendido, un abrazo cariñoso,

Francisco Espada dijo...

Ese mismo hada sería el que le diera esa misma facultad al futbolista del Real Madrid Santillana, quien no sólo salta mucho para su estatura, sino que tenía la facultad de quedarse suspendido para rematar como pocos de cabeza. Saludos.

Alma Mateos Taborda dijo...

Un precioso cuento de estos animalitos saltarines y de la magia de su hada. Precioso. Un abrazo.

Duarte dijo...

Me encantan los dialogos, fabular es un arte difícil, y lo bordas.
Bueno, me tengo que rendir ante la evidencia, me tienes cautivo.
Cuanta creatividad a la hora de meterse en faena!
Mis felicitaciones: me has dejado atónito.

Un gran abrazo y mi admiración

María del Carmen dijo...

Bellisimo e impecable como tu alma!

Gracias por poner mis obras en tu blog!

Pasa nuevamente por msi blogs y veras als nuevas que he puesto y recientemente realizado!

Que la brisa sople a tu favor.
Que la nube se corra ante tu paso.
Que el sol acaricie tu alma.
Que el día a día sea mejor.
Que puedas ser haciendo.
Dejo mi huella en paz
Junto a un cariño
E invito a pasar por mis blogs
Y retirar los premios y detalles dejados en ellos.

Marita García
www.panconsusurros.blogspot.com

Carmen Rosa dijo...

Hola María Jesús, un cuento magistral de fondo y de forma, pues de una manera amena,nos deja una gran enseñanza: atrevernos a vivir nuestros sueños sin ponernos límites y cuando estemos a punto de cumplirlos, sólo nos queda dejarnos fluir para que éstos se realicen.
Te felicito, muy lindo.
Un beso.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Yo también saltaré contigo. Siempre un placer.

Saludos y un abrazo.

Otra vez a viajar al olvido dijo...

Hola! Como estas? Te cuento que a fines de septiembre estaré en España. El 29-9 leeré algunas poesías en Cordoba, en la tetería Omundo. El 6, 7 y 8 de octubre estaré en Ourense, y del 15 al 19 en Zaragoza presentando mi novela, Detrás de las sonrisas. Ya te diré si surge alguna otra. Saludos.

silencio dijo...

gracias por llegar de nuevo a mi después de mi ausencia. Espero que estés bien . Tus escritos siguen con la ternura y sensibilidad, dando muestras del corazón amable que posees.besos amiga.

MAJECARMU dijo...

M.Jesús,gracias por tu cercanía y tus palabras,alentadoras siempre.
He escuchado el cuento en tu voz,clara,tranquila y dulce.He seguido el sueño de los animalitos y me he dado cuenta de que todos queremos saltar por encima de las circunstancias,ascender a niveles más altos,donde la paz y el amor nos fortalezcan y nos ayuden a crear y recrear nuestro mundo.Nos dejas un precioso mensaje,creer con intensidad en nuestros sueños,unidos siempre a los demás,tener fé en la providencia y en la naturaleza,que nos ayuda siempre a ensanchar el espíritu.
Mi felicitación por tu profundidad,tu arte y tu constancia.Mi abrazo inmenso por la magia y la fuerza que nos dás a todos,amiga.
M.Jesús

Graciela Sutta dijo...

Gracias María Jesús por tu cuento, lo leí y lo escuché.
Gracias también por visitar mis blogs y dejar tu comentario.
Es lindo soñar y muy necesario para vivir, ya que sin sueños la vida sería a veces muy dura y hasta difícil de soportar.
Un abrazo

Maria Eugenia dijo...

Hola María Jesús

Gracias por tu apoyo en mi nueva andadura.

Besotes.

Ricardo Tribin dijo...

Muy lindo y tierno, mi muy querida Ma. Jesus. Aprendi un poco mas de ti acerca de la importancia de la sensación de libertad.

Un fuerte abrazo!!!!!!!!!!!!!!!

JAVIER AKERMAN dijo...

Tu voz, Mª Jesús, me hizo volar más libre.
Un abrazo de admiración.

Salva dijo...

Un placer haber llegado a este bello blogs.
Bellos cuentos y relatos los que compartes.
Gracias por visitar el mio y dejar un comentario.
Saludos.