viernes, 17 de junio de 2011

El hada y el niño del bosque



Éra
se una vez un hada que se hallaba observando desde hacía tiempo a un niño. Lo había atraído hacia él su corazón noble y limpio y a ella le agradaba adentrarse en sus emociones y sentir su silencio interior. Era un niño tranquilo y sensible que vivía en una granja en el bosque y desde pequeño había aprendido a amarlo y a respetarlo.

Conocía el
lenguaje de los animales y le encantaba jugar con la brisa. En el bosque siempre había encontrado a un amigo invisible que se hallaba presente en el borboteo del agua, en el movimiento de los animales y en suave el balanceo de las ramas de los árboles con el viento en otoño.

El hada quería que su vida mejorara por lo que le envió con su aliento de luz la prosperidad suficiente para que el niño y su familia pudieran mudarse a una mansión en una población cercana a la ciudad. La familia fue feliz por ello pero el niño echaba de menos la intimidad de las praderas, las luces de las luciérnagas en las noches de verano, el canto de los grillos que retaba al silencio nocturno y la brisa juguetona que se colaba entre las vigas del granero de su antigua granja junto a los rayos del sol.

El niño sentía melancolía por la espontaneidad de los animalitos y el vuelo grácil de la alondra o la majestuosidad de las alas de las águilas, esos señores que reinaban en el cielo de las alturas y que vigilaban las cumbres nevadas. A veces, el niño soñaba con que esas enormes alas lo abrazaran. Él consideraba a las águilas como los vigías del cielo y sabía que algún día sus alas protegerían al mundo.

Al niño su mamá le leía cada día cuentos de hadas. Las hadas velaban por los animales y las plantas del bosque. El niño se imaginaba en secreto siendo invisible como ellas y mirando a los demás con una mente neutral libre de juicios y de cargas. Esa ligereza le hacía elevarse por encima de sus pensamientos.

Un día el hada consiguió ver la luz del corazón del niño y se dio cuenta que con la nueva situación, el niño había dejado de ser tan feliz como cuando lo era en el bosque, cerca de los árboles, de los lagos, de la caricia del aire, de la frescura de las gotas de rocío y de la belleza del amanecer. Así que el hada propició que un día el niño, ahora ya adolescente, se acercara al bosque y se percatara de que la granja de su infancia estaba en venta. No se lo pensó dos veces y convenció a sus padres para que la adquirieran. Fue restaurada y desde entonces él sigue contemplando las estrellas desde el techo abovedado de su alcoba y dándole las gracias a su hada por el retorno a su adorado hogar.

Safe Creative #1106179490044

19 comentarios:

AMBAR dijo...

Hola Maria Jesús, preciosa historia, la naturaleza es sabia y nuestro mejor hogar, pero a veces no sabemos apreciarla, con tu historia he encontrado a mi hada de las emocines.
Gracias.
Un abrazo.
Ambar.

*Luna dijo...

Muy hermoso cielo
muy lindas historias
esta es muy dulce
un beso

Adolfo Payés dijo...

Profundo como sentido tu prosa amiga.. excelente mensaje..

¨Hay un manuscrito de sentimientos
Con el ansia de salir corriendo
A conquistar tus caderas,
Y hacer malabares de poesías
En el anden oculto de tus pechos

Con el acento reciproco de nuestros besos¨

Adolfo Payés


Un abrazo
Saludos fraternos..

Que el fin de semana sea de los mejores...

Rud dijo...

Ay, mi querida María Jesús
Conozco mucha gente que ha estado ávida por cambiar de lugar su vivienda, y cuando lo han logrado comienzan a sufrir y a añorar su terruño.
Hermoso tu escrito.
Un abrazo. Que pases un maravilloso fin de semana

Hada Saltarina dijo...

Es curioso, ¿verdad, María Jesús? A veces uno cree que ayuda a alguien y realmente no lo está haciendo. La sabiduría implia ahondar en el corazón, algo extraordinariamente difícil... incluso, a veces, para las propias hadas.

Besos y feliz fin de semana

Olga i Carles dijo...

Gracias por esas historias tan llenas de mágia que no debemos olvidar son parte de la misma realidad.





Un abrazo.

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola María Jesús

No debemos olvidarnos de nuestro corazón, ni de nuestros sueños y mucho menos de sentir, fluir y vivir. A veces lo que más deseamos está más cerca de lo que pensamos.

Besotes.

campoazul dijo...

Pobrecito, si es que añoraba la naturaleza y sus animalitos. Muchas veces somos felices con lo más simples y sin embargo buscamos cosas más grandes pensando que serán mejores para nosotros, y no es así.

Besitos.

ion-laos dijo...

A veces la comodidad de una gran casa, o el cambio a otro lugar con más tecnología y más estrés, no es lo mejor para nosotros.
El contacto con la Naturaleza nos hace sabios, desarrollamos la imaginación y no necesitamos de aparatos para comunicarnos. Que se viva en el campo, no quiere decir que se viva en la más absoluta ignorancia y apartado del resto. Cada uno busca su felicidad donde más cómodo está.

Feliz domingo y buena semana.

Un besito.

Silvia García dijo...

Que hermoso María Jesús!! estoy trabajando mucho internamente para volver como cuando era chica, a un lugar con mucha naturaleza.
Seguramente mi hada me acompañara en esta cruzada.
Un abrazo
Silvia

La Gata Coqueta dijo...


S iento por mis amig@s una...

A dmiración
M agistral
I rradiando
S onrisas
T odas ellas
A rmónicamente
D eseadas

Con cálido afecto para ti, al encontrarme paseando por este espacio que acoge las visitas con un abrazo de sentimientos abiertos en la cúspide virtual.

¡¡Sin antes no olvidarme de desearte un inicio de semana fabuloso al menos!!

María del Carmen

Ricardo Tribin dijo...

Estoy por fuera de mi base por varios dias mas ello no es obstaculo para visitarte y dejarte un especial abrazo.

luna dijo...

Maria Jesús, es muy bonita la história y muy educativa, pues enseña que no hace tanta falta de lujos para vivir y teenseña a amar la naturaleza y compartir lo poco que tienes con los sueños y la imaginación.

Me ha gustado mucho.

besitos

luna

delfin en libertad dijo...

Llegar a tu blog es sumergirse en la magia, en la inocencia, es volar hacia mundos extendidos más allá de la imaginación. Abrazos!

La sonrisa de Hiperión dijo...

Siempre estupenda amiga, estupendos los posts que nos dejas...

Saludos y un abrazo.

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola!
Bonito relato.

Saludos de J.M. Ojeda.

La Gata Coqueta dijo...


La vida tiene un trayecto corto, por eso es importante romper las reglas y tomar la iniciativa...

En perdonar y olvidar a los que han dañado, sin guardar rencor, ser sinceros con nosotros mismos y con los demás, reír a mandíbula abierta y nunca, nunca, olvidarse de ser feliz y así vamos forjando un mañana más transparente.

Al menos lo intento, y deseo que seas feliz hoy, el resto de semana y siempre!!

Te aprecia

María del Carmen

Franziska dijo...

He querido dejar el comentario que te transcribo a continuación en tu otro blog "Seres de luz" y ha sido completamente imposible y es que no tienes abierta la opción de Anónimo que es por donde me deja el sistema que entre. No sé qué es lo que pasa de un tiempo a esta parte. Mi mensaje es el siguiente:

Creo que es la primera vez que paso a este blog, por eso te ruego que disculpes mi despiste.
No es éste un lugar para llegar apresurado sino para hacer relajación y llenarse de paz. Sin embargo, en el último momento -voy a salir de viaje enseguida y aún me quedan algunas cosas por ultimar, he recordado que te debía una visita y ahora que estaré unas tres semanas apartada de las actividades del blog, era necesario que supieras a qué se debía mi silencio.

Como siempre, gracias por tus amables comentarios pero te advierto que, en cuanto a lo que yo escribo, que no hay que tomarselo nunca más que como lo que realmente es, un trabajo literario, pura ficción. Aunque bien es verdad que hay que reconocer que muchas ideas tascienden de una verdad que llevas dentro pero es sólo la materia que sirve para expresar una idea. La palabra nada a pesar de ser un vocablo negativo, da mucho de sí. He realizado varios temas con esta palabra y es seguro que se podrían hacer muchísimos más y todos diferentes.

Perdona que el tema de las vacaciones en el balneario ha desatado mi verborrea. Me voy a Caldes de Malavella. Voy a estar, pues, por tu tierra catalana que cada vez me gusta más. Un abrazo de Franziska (ya sabes que tendré que seleccionar el perfil de "Anónimo)

Carina Sampó, facilitadora de cambios, terapeuta psicodramatica, coach personal dijo...

Querida Maria Jesus gracias por tus visitas, las recibo con alegria!
He estado un poco perdida trabajando en la nueva web que creo ya la conoces www.artesanadelavida.com ahora espero vovler a visitaros mas seguido.
He leido tu cuento, una maravilla!!! yo soy una afortunada por tener dos almas puras conmigo, mis hijas! Gracias y un abrazo fuerte.
Carina
www.artesanadelavida.com