viernes, 1 de abril de 2011

El gnomo y su mineral


Érase una vez un mineral en las montañas cuyo mayor deseo era sentir, expresarse y moverse en libertad pues en su estado no podía experimentar la dualidad y siempre permanecía quieto a no ser que algo o alguien hiciera que se moviese, pero era incapaz de hacerlo por sí mismo y de vivir emociones. Un gnomo percibió su inquietud y ambos se comunicaron gracias a la capacidad innata del gnomo de comunicarse secretamente con algunos seres gracias a que es un ser mágico.

-Por unos momentos podrás sentir –le dijo el gnomo.- Hazlo y lo percibiré.

El mineral sintió que estaba cerca del núcleo de su adorado planeta Tierra y que se fundía en su calor, estremeciéndose con la fuerza y el poder de tan elevadas temperaturas. El mineral también se vio a sí mismo en forma vegetal balanceándose al ritmo del viento como las espigas del campo y luego el mineral se observó llorando y saboreando sus lágrimas saladas. También se vio sonriendo y confiando en la vida. Finalmente, el mineral se vio hablando, pensando, caminando, anclándose en la tierra, sintiéndola sobre sus pasos al mismo tiempo que los rayos del sol le acariciaban la nuca. Sí, el mineral deseó ser humano y el gnomo, ayudado de otros seres de luz, le concedió su deseo. El gnomo tocó el mineral y éste se tranformó en luz.

Cuando el mineral “despertó” de algo que su mente pensante le dijo que había sido un sueño, lo hizo en forma humana y la primera lección que aprendió en su nueva vida fue a confiar en los seres de luz y a respetar a todos aquellos que velan por el bosque y que habitan en la naturaleza.

Safe Creative #1104018865060

13 comentarios:

Carlos Alberto dijo...

Hola amiga! preciosos como siempre es un placer leerte. Me encantaria verte por mi rincon. Un abrazo y Feliz fin de semana.

josefina dijo...

Muy majo,este cuento.
Un beso

Ligia dijo...

Como todos tus cuentos, muy lindo. Abrazos

Rud dijo...

Estimada María Jesús
Me encantan tus cuentos, son maravillosos. Me gustan los gnomos, las hadas y aquellos personajes en que la gente demasiado terrestre no cree.
Que pases un bellísimo fin de semana

Lidia M. Domes dijo...

Siempre hay belleza en tus relatos!!!!

Un abrazo!!!

Alejandro Kreiner dijo...

Dentro de nosotros existen todos los minerales y por tanto forman parte de la humanidad.

Saludos.

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola Mª. Jesus!
Casi todo es posible.

Saludos de J.M. Ojeda.
Buen fin de semana.
Bonito relato.

Ni Nut dijo...

Hola!!
Hermoso cuento que nos has regalado!!
Gracias por compartir.
Luz y Amor, Ni Nut

AMBAR dijo...

Hola hermoso cuento, desde luego la Luz vive dentro de nosotros aún cuando a veces todo lo vemos oscuro.
Un abrazo.
Ambar.

delfin en libertad dijo...

Cómo me gusta leerte, me transporto
con tu magia a bellísimos parajes. Un fuerte abrazo!

luna dijo...

Hola Maria Jesún, que imaginación que tienes,te atreves con todo jajaa, me ha encantado la história del mineral.

besitos

luna

campoazul dijo...

Fijo que confiara para siempre en los seres de luz..., jamás olvidara que un día fue mineral y que no podía tener sensaciones, ni emociones. Muy chulo.

Besitos.

luzysolyluna dijo...

Hola Precioso cuento, para enseñar a los niños desde pequeños, a respetar la naturaleza, un sabio cuento.
LO GUARDADO PARA CUANDO TENGA NIETOS.
UN ABRAZO.