martes, 24 de agosto de 2010

Cuento del brujo malvado y de las gotas del hada


Érase una vez una bruja buena que estaba preparando en su caldero una poción mágica que le había encargado un hada. Se trataba de una receta mágica, que una vez preparada, sería repartida por el hada desde el cielo en múltiples gotas para que cayeran sobre una región lejana con el propósito de que en aquel lugar no se derramaran lágrimas. De esta manera, el hada y la bruja buena cooperaban para expandir la alegría y que las sonrisas aparecieran de forma natural en los rostros de los habitantes de aquellos confines.

Así que una vez preparada aquella pócima, la bruja se la entregó al hada para que llevara a cabo su misión altruista y bondadosa. El hada repartió aquel líquido esparciéndolo en el cielo y las personas que lo recibieron abrazaron la felicidad y la armonía. El viento y la brisa ayudaron al hada para que cada una de las gotas no se malgastara y llegaran todas a su destino con suavidad.

Sin embargo, un brujo, que provenía del reino de la oscuridad, urdió un plan para activar el miedo en los corazones de aquellos habitantes, que ahora estaban radiantes gracias a la acción milagrosa de la receta mágica.


Nadie lo sabía, pero en aquellos momentos aquel malvado brujo estaba trabajando en una vibración maléfica para maldecir a los aldeanos y provocarles un estado de tristeza. El brujo sabía que el sonido incide en las emociones y él iba a crear una vibración de tal potencia que, en cuanto resonara, su enorme poder de expansión manifestara la preocupación en las caras de quienes la oyeran y acabaran transtornados.

-Ja, ja –reía el brujo-Soy un genio. Nada me vencerá. Quienes escuchen mi vibración, caerán rendidos a mis pies pues se sentirán hundidos y perdidos y, de este modo, no osarán contradecirme. Siempre me obedecerán.

Al amanecer, el brujo pronunció un sortilegio según el cual aquellos que despertaran por el fuerte estrépito y molesto ruido que iba a producir aquella vibración, quedarían para siempre encantados, espantados y atrapados eternamente en las órdenes del brujo.

La vibración sonó. La felicidad de los habitantes iba a desquebrajarse y desaparecer.

Lo que el brujo no pudo prever es que había tal cantidad de amor y de cariño en aquellas gotas que el hada había distribuido desde el firmamento, empujada por la candidez de su corazón y su honesta voluntad de ayudar, que ese mismo amor estaba esperando a la poderosa vibración del brujo. Fue el amor de cada una de las gotas repartidas en los corazones de los habitantes lo que transmutó cada onda expansiva de la vibración del brujo en puro amor incondicional. El amor fue más fuerte que el mal. Así que si hubo rastro de tristeza en los efectos expansivos de ese sonido, simplemente se disolvió y se abrió la puerta al amor.

Ese amor también tocó el corazón del brujo con tal ímpetu que él se arrepintió y quiso llorar. Pero no pudo pues los efectos de la poción del caldero de la bruja, también le afectaron a él y, por vez primera, sonrió. El brujo fue perdonado y desde entonces él creó vibraciones llenas de luz.

Safe Creative #1008247135881

26 comentarios:

S. para Ella dijo...

Jamás me fiaría del arrepentimiento de un brujo :)) Lindo cuento

Striper dijo...

Una abraçada de bruixot tendre.

elisa...lichazul dijo...

un excelente cuento
Felicitaciones María Jesús

un abrazo grande
ten una semana preciosa

NORMA dijo...

Ostras María Jesús, me ha llegado tu cuento. La maldad a veces tiene una recompensa inesperada.
Un besazo maja.

campoazul dijo...

Muy lindo y con muy buenas intenciones tú cuento. Casi es mejor que les digas a las hadas que esparcen gotitas mágicas por el mundo entero que falta nos hace, y sería maravilloso, vivir en un mundo sin lágrimas...

Besitos.

Silvia García dijo...

Que belleza María Jesús!!!
Cada día más me convenzo que solo el amor nos salva de todo mal.
Dan ganas de sentir en nosotros mismos esas gotitas que el hada esparce, claro que las podemos sentir si nos manejamos en la vida siempre desde el amor.
Desde ahí te mando un gran abrazo
Silvia

Ceci dijo...

Ayyyyyyy me ha encantado, tan bondadoso y optimistaaaaa, ojalá sucediese así en la vida real!

AMBAR dijo...

Hola, no hay cosa más hermosa y más grande que el amor.
Hoy hace falta una hada y bruja como esas para toda la tierra en la que muchas lágrimas se derraman por distintos motivos.
Hemoso cuento.
Un abrazo.
Ambar.

*Luna dijo...

Hola cielo un hermoso cuento me gusto mucho
un beso corazon

Mistral dijo...

Hola María Jesús, un precioso cuento con un hermosos final. me encantó que el amor tocase el corazón del brujo.

Besos, siempre es un placer saberte.

ROSALIA dijo...

¡Eres muy buena con los cuentos!
Besos amiga.

TriniReina dijo...

Precioso.

Eres una artista en esto de escribir cuentos. Te felicito

Besos

Marisol dijo...

Tu cuento me deja ese sabor de positivismo: el amor impera sobre todo sentimiento mal canalizado.
Te dejo muchos saludos berlineses.

Ligia dijo...

Bonito cuento con final feliz. Abrazos

santiago dijo...

bonito cuento amiga, siempre que hay perdón las cosas acaban bien.
Un abrazo y un placer leerte

LaEsenciA De DulcineaMalvada dijo...

Muy bonito.

Es una pena que solo sea en un cuento y que no pase en la vida real...

Alexander Camelot dijo...

Gracias por caminar junto a mi.
Gracias por dejarme entrar en tu vida.
Gracias por dedicar un poco de tu tiempo
a leer mis escritos...
y compartir conmigo los tuyos.
Gracias por formar parte de mi vida.

Un beso y una flor...

Alexander♥

La sonrisa de Hiperión dijo...

Historias y amores de brujo... jajaja


Saludos y un abrazo.

Catalina Zentner dijo...

Tu cuento me hace viajar hacia el maravilloso país de la inocencia.

Abrazos,

Franziska dijo...

Lección final, al mal se le vence con amor. Eso es muy cierto pero, entretanto, yo

"Necesito hallar con toda urgencia
a esa bruja diligente y buena
que fabricó la pócima valiosa.

Es necesaria, también , un hada
que extienda su pócima milagrosa
sobre pueblos que sufren la guerra
el dolor de la muerte y la miseria.

Porque creo que es urgente, muy urgente
parar tanto dolor y tantas muertes.

Yo quiero un mundo placentero y bueno/
que cuide la salud y la sonrisa de los niños/
que pueda conjurar los maleficios
que el poder y el dinero han extendido/

yo quiero una bruja buena y una hada/
que trabajen con urgencia para arreglar los estropicios/
¿Dónde están y dónde puedo hallarlas?
Espero con angustia esa noticia.

Besicos de Franziska

HADALUNA dijo...

Nunca es tarde para arrepentirse y pedir perdón.

Besitos de viernes.

Ŧirєηzє ✿ܓ dijo...

sobraria un poco de pocion para repartirla por el mundo?

un abrazo maria jesus

pluja dijo...

Si fueramos capaces de eliminar el miedo de nuestro corazon, seríamos felices! El amor vence siempre al miedo pero hay que dejarlo entrar!!

Ricardo Tribin dijo...

Hoy estoy de luto por la partida de mi maestro, inspirador, y mentor, Hector M. Trujillo Mejia.

Te invito a que me visites en para conocer su obra.

bardinda dijo...

Precioso cuento.

Un abrazo

Lidia M. Domes dijo...

El AMOR todo lo puede...

Besos........