miércoles, 26 de septiembre de 2012

El águila que sobrevoló el castillo



Érase una vez un águila que sobrevolaba a menudo el castillo del rey. 

Le gustaba volar sobre tan imponente edificación, que se alzaba sobre las montañas. Lo que más le gustaba de palacio era ver ondear las enormes banderas del reino, las cuales siempre se movían a merced del viento y desplegaban la belleza de los colores del territorio del monarca. 

Un día, el águila, como de costumbre, estaba sobrevolando el castillo cuando vio que el mástil que sujetaba la bandera iba a caerse, como consecuencia de un golpe de fuerte viento que azotaba ese día al edificio.

Bajo el mástil estaba el rey, quien fue salvado por el águila, la cual se lanzó en picado a una gran velocidad, para impedir justo a tiempo que el gran mástil aplastara al monarca, empujando y propinando un picotazo al gobernante para que se apartara del peligro.


 
El rey, agradecido, pidió al águila que se quedara para siempre con él para seguirle protegiendo pero el águila adoraba la libertad del vuelo en las montañas y a sus queridas crías, que le estaban esperando en el nido. Además, pronto les enseñaría a volar y esa experiencia para el águila era un regalo que la vida le brindaba en cada crianza.

Sin embargo, el águila le prometió al rey que seguiría cerca de él, sobrevolando el castillo y cuenta la leyenda que una familia de águilas es desde entonces la vigía del castillo del reino.




Cuento publicado en mi libro Cuentos de Hadas para niños y adultos editado por Bubok Publishing, S.L. en 2011
 

14 comentarios:

martinealison dijo...

Une très belle histoire et merveilleusement bien illustrée...
gros bisous à vous

El Hada de los Cuentos dijo...

Muy bonito tu cuento. Ha sido un placer leerlo.

Un beso

FANTASIA Y REALIDAD dijo...

Hola me a gustado leerte,siempre me gusta!!

Besitos

TriniReina dijo...

Se puede decir que el rey se salvó en alas.

Muy bonito. Te felicito por la edición.


AMBAR dijo...

Hola M. Jesus.
Preciosa historia, amor a la libertar y un noble sentimiento...el agradecimiento.
Ya he vuelto hace un par de días, voy más despacio de lo que esperaba, mi nieto ocupa varias horas de mi día, pero disfruto de El, todo lo que puedo, siento tener que quitar ese tiempo del ordenador, pero poco a poco os iré visitando.
Contacto, comentarios y visitas, mantienen nuestros espacios activos.
Gracias por siempre acordarte de mí.
Un abrazo Ambar.

María dijo...

Felicitaciones por tu libro, querida amiga, eres el arte de las letras.

Un beso.

Carolina dijo...

Es precioso! Un beso.

PEPE LASALA dijo...

Qué preciosidad de cuento Mª Jesús, me ha encantado. De todo corazón te doy mi enhorabuena amiga. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

luzysolyluna dijo...

HOla, precioso cuento, me encantan las aguilas por su simbología, y su esplendor.
Mucha suerte con tu colección de libros. un abrazo. feliz semnana.

Alejandro Kreiner dijo...

Muy bonito el cuento. A todos los animales les gusta ser libres... incluidos los humanos.

Saludos.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Siempre estupenda amiga.

Saludos y un abrazo.

José Ramón dijo...

Mª Jesus muy bella historia fabuloso su blog mis felicitaciones.
Saludos desde Abstracción texto y Reflexión

Ricardo Tribin dijo...

Bella historia con magnifica coreografia.

Cada dia subes como el aguila.

Un abrazo grande!!!

Franziska dijo...

He venido a decirte que he retornado y que cuando vaya teniendo tiempo volveré a leer lo que publiques. Tú sigues con tus hadas y con tus duendes: dichosa eres que puedes habitar en el mundo que tú prefieres.

Un abrazo. Franziska