viernes, 2 de marzo de 2012

Una poesía de las hadas...

Tocan las campanas en el pueblo
complacidas ante el renacer
del nuevo día,
que me bendice
con su caricia de luz
y me regala el silencio del amanecer.

El borboteo del agua del río
me amansa los sentidos
y me resuena en el ser.

La hierba se ha despojado
de las gotas de rocío,
se las sacude
y moja a las hadas,
que se van volando
antes de que la humedad
les empape las alas.

Y el río sigue ahí:
presente y eterno,
testigo ancestral de la dualidad del ahora.

Un pájaro baña con su trino
el río por la mañana,
mientras la belleza de su canto
enternece a los elfos y a los duendes,
ocultos a la vista humana.

Este paisaje quieto y sublime
invita a la meditación
y a la contemplación del alma que lo nutre.

Tener la dicha de estar aquí
es como un susurro de bendición y de cariño.

La melodía del río penetra en mi corazón
y me eleva hasta el canto de los ángeles.

Anclada en la tierra,
me siento en el cielo,
cuando las nubes se escapan
y los rayos del sol,
dóciles y tibios,
se funden con mi piel.














Observo a la divinidad
que mora en todo
y una sensación de alivio y liberación
se adueña de mí.

La perfección, que se halla ante mí,
viene vestida de naturalidad
y de una presencia callada
cuya voz silente
nació de constelaciones
que constituyen la atalaya
desde donde se avistan nuestros sueños.

Pero mi sueño está en el instante que respiro,
en las montañas que me abrazan,
en el alma gemela
junto a quien me despierto cada mañana.

En la intimidad del ser,
me hundo en mi espacio de paz
en el que ha entrado de puntillas
las sonoridad de la naturaleza.

La alfombra de la pradera
se extiende más allá de lo que puedo divisar.

Hay tanta vida dentro y fuera de ella
que me siento muy afortunada de atestiguar
en este momento
el ciclo continuo de la vida.

Las hormigas recogen su alimento,
las mariposas liban el néctar
y las lagartijas corren veloces,
cuando las sorprendo.

En la quietud reside el amor
que todos albergamos
y que queda al descubierto,
cuanto más perdonamos
y nos desprendemos de lo viejo.

Entonces, el ahora nos abre
a una dimensión de magia
cuya llave es el sentir
y su sabor se cuece
con especias suaves, sanas y equilibradas
en la cocina
pausada, consciente y en armonía
con cada minuto de la existencia.

Safe Creative #1203021231197

19 comentarios:

El Hada de los Cuentos dijo...

Querida Mª Jesús, si bonita es la prosa que escribes...¡qué puedo decir de la poesía! Son versos que invitan a la paz, al sueño, al bienestar y , como ya es característico de tus escritoa, al disfrute de la Madre Naturaleza. Muy bonitos , de verdad
Un cariñoso abrazo

Ligia dijo...

Me encanta el poema. Abrazos

Adolfo Payés dijo...

Tener la dicha de leerte es para el alma lucidez y entrega en todo.

Hermoso como siempre..

+Un abrazo
Saludos fraternos...

Que pases un buen fin de semana,..

Adolfo Payés dijo...

Tener la dicha de leerte es para el alma lucidez y entrega en todo.

Hermoso como siempre..

+Un abrazo
Saludos fraternos...

Que pases un buen fin de semana,..

Poetiza dijo...

Hola amiga, que hermosa poesia, que bello tu sentir. Un placer leerte. Besos, cuidate.

TriniReina dijo...

En un paisaje así, no creo que haya nadie que diga no creer en las hadas. Seguro que alguna ha de habitarlo

Besos

David C. dijo...

Hermoso texto.

Campanilla dijo...

También es preciosa tu poesía. Llena de paz el alma, produce alegría.... Gracias.

Carolina dijo...

Belleza magica! Te felicito por tu enorme energia creativa, refleja una gran espiritualidad.
Un abrazo.

JAVIER AKERMAN dijo...

Echaba de menos tus hadas, querida Mª Jesús. Pero mi ojo ya está recuperado y podré volver a llerte con placer.
Un gran abrazo.

luna dijo...

Hola Maria Jesús, me dejas tan embobada con tu poema y ver con que facilidad escribes y te salen de tu almas tan bellas palabras,es un sinfín de armonia y gracia que te envuelven y te llenan de felicidad y paz.

besitos

luna

Silvia García dijo...

Anclada en la tierra (además Tauro) me siento en el cielo al leerte, mientras llega la meditación a medida que uno sigue leyendo y se encuentra con elfos, duendes, ángeles, hormigas, mariposas, pájaros.
Pones el Universo en tus poemas, eso los hace increíbles.
Un gran abrazo María Jesús, un placer visitarte.
Silvia

María Del Carmen dijo...

Hola mi hada escritora........

Muchas gracias por la visita.....

Ya se que tienes muchas cosas que hacer y colaborando con muchas personas.......

La poesia siempre tan calida y con ese alo de tranquilidad al leerla....

La feria a sido todo un exito,es la primera vez que se hace en Sevilla una feria de PATCHWORK,no tiene nada que ver con la que se hace en SITGES o en otras provincias Españolas,pero estamos muy contentas,y sobre todo por la razon que se ha hecho,darles a todas las mujeres operadas de cancer de mama una almohada corazon...........

Espero que estes vien y sigas con tus poesias,escritos y colaborando en todos tus proyectos.........

Que tengas una feliz semana,de tu admiradora Sevillana..un beso

Ricardo Tribin dijo...

Publicas inspirada e iluminada, mi querida Ma. Jesus, convirtiendote en el rocio para nuestras mentes sedientas de riego.

Estrella Altair dijo...

Querida amiga puedo sentir desde aqui punto por punto todo lo que el poema relata y dice.. lo siento, lo he vivido, es intenso y sensible, me llega... de verdad.. huele a ese campo y a ese pueblo y a tu sensiblidad a flor de piel..

un beso

Adolfo Payés dijo...

Paso a re-leerte y abrigarme en este cielo de tu poesía..


Un abrazo
Saludos fraternos de siempre..

MAJECARMU dijo...

M.Jesús,la dulzura y encanto de tus letras nos llevan a esa pradera de amor,donde la naturaleza nos invita a sentir la esencia de Dios...
Una gozada leerte,tu si que sabes de ángeles,de hadas y de plenitudes,amiga.
Mi felicitación y mi abrazo.
SE FELIZ SIEMPRE Y FELIZ FINDE,POETA.
M.Jesús

AMBAR dijo...

Hola Maria Jesús.
No paso tan asiduamente, pero los leo, todos en este tengo que pararme, leerlo, saborearlo y visualizar el prado de verdor fresco, el río, las hadas y la vida misma que describes con tanto detalle.
Es un precioso poema que se siente en el alma. gracias.
Un Ambar.

Silvia Cristina dijo...

Bellísimo como siempre..es un placer leerte...disfruto mucho de tus poesias querida amiga...

Un fuerte abrazo,

Silvia Cristina