jueves, 15 de marzo de 2012

Cerca de mis guías en el río


Estoy en el pueblo donde vengo a meditar y a dejarme embelesar por la belleza del ahora que se presenta ante mi en este paisaje natural donde mis preocupaciones se esfuman. He abierto la reja de acceso al río y he invitado a venir conmigo a un perro de cara bondadosa que se ha cruzado conmigo. Él me ha seguido durante un trecho pero cuando me he sentado a escribir sobre la hierba, él ha preferido seguir su camino y se ha separado de mí.

Aquí siento sonreír a mis guías y me adentro en un estado de paz que me enseña a reverenciar el instante. Sin embargo, el verdadero mérito es aceptar el instante sin juzgarlo, aunque éste no sea de nuestro agrado. Apelar, entonces, a la quietud interior, aunque resulte difícil, ayuda a recordar que a pesar del terremoto emocional, sigues ahí, enraizada en tu equilibrio y tu fe.

Desde la alerta consciente, emergen lágrimas de tristeza por todo lo vivido lo cual hace que perciba que me estoy recreando en el papel de víctima, aunque también estoy sintiendo y mirando a una tristeza que había creído tener olvidada. La tomo en mis brazos emocionales y me responsabilizo de la situación. Responsabilizarse significa decir sí a lo que es o a lo que ha sido, asumirlo, aceptarlo sin sucumbir al juicio y seguir adelante, dando gracias por lo aprendido.

Me doy cuenta de que, mientras he estado llorando durante este breve espacio de tiempo, reviviendo mi dolor, me he perdido el sonido sublime del canto de los pájaros que rompen el silencio del paisaje para recordarme que siga aquí y ahora. Sumidos en nuestro sufrimiento, nos perdemos lo mejor.

Hace poco ha llovido durante unos minutos y las gotas de lluvia reposan sobre las briznas de hierba, confundiéndose con el rocío matinal.

El sol parece que hoy le cuesta brillar pues unas nubes traviesas están jugando a ocultar su luz, pero al final el sol les está ganando la batalla. Por eso estoy empezando a saborear su triunfo, sintiendo un calor reconfortante en mi espalda.

La vida me ha enseñado que la felicidad se basa en la libertad, la sencillez, la humildad y el contacto con la naturaleza, ese regalo divino que nos ofrece la Madre Tierra y que las hadas custodian con tanto celo y vocación. Debemos respetar al planeta Tierra y amarlo como a nosotros mismos. Una forma de tratar con cariño al planeta es saber cultivar buenos pensamientos pues éstos inciden sobre la energía terrestre y elevan su vibración a la vez que elevamos la nuestra y la de quines nos rodean.

El río sigue sonando… su sonido no cesa, impulsado por su fuerza eterna y abrazado por los árboles de la orilla. Los árboles lo abrazan, agradecidos de que el agua los alimente y les garantice su subsistencia. A pesar de que lo árboles están a cierta distancia del río, se hallan más cerca de lo que parece ya que sus raíces se orientan hacia el río y es como si lo tocaran.

Nuestras raíces también pueden acercarnos a lo que nos nutre y nos aporta, ellas saben sabiamente adonde dirigirse, si se lo permitimos. Cuanto más pretendemos complacer y más nos dejamos absorber por las exigencias y los cánones del exterior, menos conectamos con nuestras raíces interiores y vivimos la vida en desconexión con lo que realmente somos: seres de luz con alas de alma.

Me pasaría la existencia contemplando este río y no entiendo como su belleza y su perfección pueda pasar desapercibidas a los demás. Pero aquí reside precisamente el encanto de este lugar de cuento de hadas pues, de este modo, puedo disfrutarlo en recogimiento y en soledad, algo que ahora me pide el alma a gritos.

Hacía tanto tiempo que necesitaba detenerme y llevar una vida sencilla y tranquila de escucha interior que ahora la vida me parece un sueño del que sé que un día despertaré y me encontraré cara a cara con mi alma y le diré:

-Ahora no sólo puedo sentirte sino que puedo verte no contenida en cada cosa que he visto como hasta ahora sino que al fin te puedo contemplar tal como eres en esencia. Te veo y me veo a mí misma. Y sé que algún día de nuevo partiré a tu encuentro…

Safe Creative #1203151309414

23 comentarios:

luna dijo...

Hola Maria Jesús, es una gozada muy grande el poder ir a un pueblecito dónde puedas dar descanso a tu cuerpo y a la misma vez soñar despierta al lado de ese rio donde tantos recuerdos florecen y dan rienda suelta a tu mente e imaginación dónde te floran las palabras con una sensibilidad y ternura que te hace abrir el corazon y te hacen soñar a ti también de los momentos y los recuerdos vividos haciéndote reflexionar de lo positivo y negaTIVO.

Disfruta de esos momentos.

besitos

luna

El Hada de los Cuentos dijo...

Da gusto leerte. Tus escritos son un remanso de paz para el alma. Después de leerlos una sale completamente nueva.Gracias.
Un beso muy fuerte

AMBAR dijo...

Hola Mª Jesús.
Me encanta como has hilvanado esta sencilla y profunda historia, es como ser esa alma que está disfrutando de ese momento mágico, lleno de sensaciones de vida y hablando con la savia y generosa naturaleza de la que somos parte y muy a menudo lo olvidamos. Gracias por este regalo.
Un abrazo.
Ambar.

pluvisca dijo...

Contemplar el agua del rio, como fluye nos hace sentir que nuestro interior también empieza a fluir y a serenarse

Un abrazo

ion-laos dijo...

Que afortunada eres teniendo esa belleza de paisaje para profundizar en tí y soltar las lagrimillas. El agua purifica, te vino bien llorar, se te descargó el alma y dio lugar a que te dieras cuenta y rectificaras la actitud. Me he sentido muy identificada con tus letras. He pasado un par de semanas sin energia, se me agotaron las fuerzas, menos mal que me he dado cuenta y me he levantado con mucha fuerza. Ahora a esperar...cómo no, pero desde otra perspectiva que no me ahogue.

Besos.

Campanilla dijo...

Me alegro mucho María Jesús, de ese maravilloso encuentro contigo misma y con tus guías. La naturaleza, el silencio y la contemplación nos ayudan a liberarnos de todo lo superfluo. Gracias por compartir. Besos.

Francisco Espada dijo...

El pueblo es una bocanada de aire fresco; no digo que para vivir para siempre si se está acostumbrado a la ciudad, pero sí para desconectar y cargar las pilas. Saludos.

Betty Mtz Compeán dijo...

Amiga tus letras transmiten paz y relagacion, un placer leerte.
Un abrazo.

Carlos Alberto dijo...

Precioso lo que compartes amiga, siguelo disfrutando. Me lleno de calma leerte yo tambien tengo mi rinconcito para evadirme.

Un saludo;)

MAJECARMU dijo...

M.Jesús,tu post,lo hago mío,es cierto que a veces nos sentimos víctimas y lloramos...y entonces nos perdemos la vida,pero también es necesario soltar las lágrimas,nos limpian el alma y después podemos mirar al río con ojos claros y profundos...
El alma nos conecta con la naturaleza y asciende siempre,nos hace sobrevolar las circunstancias,nos llena de energía y la enviamos al universo...
Mi felicitación y mi abrazo grande,amiga.
FELIZ FIN DE SEMANA.
M.Jesús

María Del Carmen dijo...

Hola mi hada escritora.......

Muchas gracias por tu visita......

El escrito que he puesto por el dia de la mujer me gustaria haberlo escrito yo,pero no me salen las palabras adecuadas para describir tanta injusticia habiendo pasado tanto tiempo y por lo que tantas mujeres estamos luchando para conseguir la igualdad entre hombres y mujeres..............

Me gustaria que escribieras algo para tener un escrito tuyo sobre el dia de la mujer.............

Muchas gracias por todo...un beso y feliz semana

Carolina dijo...

Escribis como un hada, yo no se... leerte es un remanso de luz interior, ¡cuanta belleza! ¡que gracia y encanto! algunos dicen que uno es como escribe... entonces yo creo que vos sos un angel de gloria.
Un abrazo.

OZNA-OZNA dijo...

mil gracias por compartir con nosotr@s tus bellas sensaciones y vivencias, muchos besinos con todo mi cariño y feliz fin de semana.

elisa...lichazul dijo...

buscar las raíces es signo de sabiduría
lástima que lo hagamos cada vez más tarde

deja reflexión tu texto María Jesús
felicitaciones



besitos y luz
feliz fin de semana

Cecy dijo...

Es un texto que contiene la sabiduría del alma. La naturaleza en su estado puro es el cuerpo y alma del mundo, van acorde como lo apreciamos y tratamos, así a nosotros mismos.
Exquisito.

Un gran abrazo!

luzysolyluna dijo...

Hola M.J. precioso, solo leerlo uno se siente bien, nos eleva.
Me alegro te sientas asi, y tengas ese refugio.Gracias
Un abrazo.

La Gata Coqueta dijo...



Te deseo un intenso y placido fin de semana acunado por la armonía del descanso.

Me he paseado por el jardín del olvido y he reunido las flores más bellas que se han abierto a la luz de la esperanza para ti...

Un abrazo de azucenas
Un beso de azaleas
Esporas de amistad
Aromas de sentimientos

Cuidalas con esmero

María del Carmen



TriniReina dijo...

Afortunada eres de poder llevar a cabo este adentrarte en la naturaleza y mirarte hacia dentro y encontrarte.

Algo así estoy necesitando.

Besos

TORO SALVAJE dijo...

Envidia me das.
Necesito tiempo, paz y un río parecido que me enjuague el alma.

Besos.

Juan Escribano Valero dijo...

Hola mi Hada Buena: Si dios quiere ya recupero mi actividad normal por tanto estaré más atento a mi blog.
Que estampa más bucólica nos has pintado hoy a la orilla del rio.
Como estoy un poco atrasado me he leido el cuento de la niña interior ya sabes que me gusta contarle cuentos a mis nietos y tu eres mi mejor inspiracion
Un fuerte abrazo

delfin en libertad dijo...

Siempre es bueno detenerse, ahondar en los sentimientos, en el silencio de nuestra propia esencia. Detenerse en la contemplación de la vida, tomar fuerzas y remontar el vuelo. Hermoso, dulce escritora. Un fuerte abrazo!

La Gata Coqueta dijo...



Los rododendros ya han florecido
coloreando de naciente primavera mi balcón
y mi corazón sé vestirá de hojas de alegría.

La alegría que este amanecer te envío
sobre el dorado crepúsculo de la poesía
para ser amonestado el silencio del vacío...

Mis retinas se detendrán
en la estación con más acuarelas
que han podido brotar
de la diestra paleta del pintor...

Un beso con sabor a inaugurada primavera

María del Carmen


Duarte dijo...

Querida amiga, que bueno poder aislarse así. Lo cotidiano satura y tan solo dejar lo rutinario y lograr el retorno a esa paz interior tan deseada compensa.
Que logres tus fines.
Besos