martes, 2 de noviembre de 2010

El águila que sobrevoló el palacio


Érase una vez un águila que sobrevolaba a menudo el palacio imperial. Le gustaba volar sobre tan imponente edificación, que se alzaba sobre las montañas. Lo que más le gustaba de palacio era ver ondear la enorme bandera del reino, la cual siempre se movía a merced del viento y desplegaba la belleza de los colores del imperio.

Un día, el águila, como de costumbre, estaba sobrevolando el castillo cuando vio que el mástil que sujetaba la bandera iba a caerse, como consecuencia de un golpe de fuerte viento que azotaba ese día al palacio.

Bajo el mástil estaba el emperador, quien fue salvado por el águila, la cual se lanzó en picado a una gran velocidad, para impedir justo a tiempo que el gran mástil aplastara al monarca, empujando y propinando un picotazo al gobernante para que se apartara del peligro.

El emperador, agradecido, pidió al águila que se quedara para siempre con él para seguirle protegiendo pero el águila adoraba la libertad del vuelo en las montañas y a sus queridas crías, que le estaban esperando en el nido. Además, pronto les enseñaría a volar y esa experiencia para el águila era un regalo que la vida le brindaba en cada crianza.

Sin embargo, el águila le prometió al emperador que seguiría cerca de él, sobrevolando el palacio y cuenta la leyenda que una familia de águilas es desde entonces la vigía del palacio imperial del reino.

Safe Creative #1011027747532

18 comentarios:

elisa...lichazul dijo...

sabia mirada cada cual en su espacio y en su ritmo
así las individualidades pueden desarrollarse y crecer y de vez en cuando compartir instancias de diálogo y de reflexión

besitos de luz
buena semana:)

Estrella Altair dijo...

La libertad no está reñida con el buen vínculo y con el amor...

no perderla es el éxito del verdadero amor.

Un saludo

mariarosa dijo...

¡¡QUE HERMOSA LEYENDA!!

Un relato que me encantó, tiene valores humanos que siempre se debe exaltar.

Un saludo.

mariarosa

*Luna dijo...

Muy bonita historia
un beso corazon

Juan dijo...

La libertad no se paga con dinero ni con joyas.

Muy buena historia.

Un abrazo.

Juan Antonio

ROSALIA dijo...

La libertad no significa olvido y todos deseamos esa libertad en nuestras relaciones afectivas. Precioso cuento, escritora.
Besos.

bixitoluminoso dijo...

me gustan estos pequeños cuentos amodo de leyenda que acabo de descubrir aqui :)

Igna dijo...

Ser agradecido cualidad humana que por desgracia no todos tienen, el águila prefiere la libertad, el rey lo compensa y lo coloca en el escudo del reino.

¿Quién me niega que un día un águila no esté a la altura del reino, en el escudo??

Así nacen las leyendas, que se convierten en mitos.

Bs.

Hada Saltarina dijo...

Coincido con Estrella Altarir: la libertad 'no debe' estar reñida con el amor y con el vínculo. Bella historia. Besos

HADALUNA dijo...

Me encantan las historias que nos regalas.
siempre me hacen pensar.
Gracias por compartirlas.

Besitos mágicos.

Silvia García dijo...

Bello relato, corto pero tan claro.
La libertad.... de algo así hablo en mi última entrada.
Un abrazo
Silvia

Marisol dijo...

El águila fue inteligente en no quedarse al lado del rey, pues no era "amor al chancho sino al chicharrón". Una cosa es estar agradecido y otra velar por sus propios intereses.
En buena hora que salió volando el águila.
Te dejo muchos saludos desde Berlín.

Marta, Simplemente Marta... dijo...

Es un deleite venir a verte, Mª Jesús... Pero más divino es leerte e imaginar lo que cuentas mientras te vas metiendo poco a poco, y casi sin darte cuenta, en esas lindas historias que siempre compartes con nosotros... Aunque te confieso que mis "prefes" son las de las hadas y el resto de los seres de fantasía...

¡Ah! Y aprovecho, por si aún no lo sabes, que por fin acabé mi blog de premios y regalos. Se llama "MI MÁGICO BAÚL DE PREMIOS Y REGALOS" (http://almacorazonyplumapremiosyregalos.blogspot.com/ aunque tienes una entrada directa en el blog de poesía)... Y me harías inmensamente feliz si cruzas sus puertas simepre abiertas y te das un paseíto por sus páginas y escoges lo que más te guste, te llame la atención o simplemente desees... ¡PORQUE ESE ES VUESTRO BLOG!

Un beso y una flor...

TORO SALVAJE dijo...

Que historia tan bonita.
Me ha encantado.

Besos.

Ni Nut dijo...

Sencillo y breve relato lleno de sabiduria.
Gracias por compartir.
Luz y Amor, Ni Nut

luna dijo...

Un abrazo María Jesús,como todo lo que escribes me haces reflexionar y expirimenta sobre ello.

besitos

luna

campoazul dijo...

Una hermosa historia donde la libertad es la protagonista. Yo hubiera hecho lo mismo que el águila..., seguir con la libertad sin descuidar la amistad ofrecida.

Besitos.

MAJECARMU dijo...

Maria Jesús,disculpa mi tardanza,pero estoy aqui...Me encanta cómo el águila ha sobrevolado las circunstancias y se ha entregado para ayudar al rey...Todos deberíamos realizar ese vuelo espiritual y ayudar siempre a los demás para seguir creciendo...!
Después volveré a comentar el baile de las hadas.
Te dejo mi abrazo inmenso y feliz fin de semana,amiga.
M.JESÚS