sábado, 17 de abril de 2010

El príncipe y la brisa


Érase una vez un príncipe que vivía ostentosamente en su palacio en el bosque. Sin embargo, él soñaba con bailar con la brisa. Por eso miró con el corazón al sol del alba y le pidió que le brindara su deseo pues su manifestación le acercaría a la libertad. Un rayo de luz penetró en su pecho y le susurró que el secreto se encontraba en escuchar el latido de su corazón. Así que el príncipe se retiró a sus aposentos reales y en su quietud trató de escuchar su propio latido. No podía, pero el rayo de luz, que seguía estando en su corazón, le aconsejó que siguiera con su empeño. El príncipe siguió concentrándose en su propósito y aunque no conseguía escucharlo, sintió la vida que brotaba de su corazón y cómo se esparcía en la energía de su cuerpo. Supo que aunque hay cosas que nos cuesten, no por eso debemos desatenderlas, e, incluso, cerrar la puerta a otras posibilidades.

El secreto está en mantener abiertos los ojos de nuestro corazón y serenar nuestras emociones.

El príncipe pensó que bailar con la brisa le proporcionaría un estado de alegría y de ligereza, libre de cargas. Y eso era lo que más ansiaba.

Pasaban los días sin resultados pero, sin embargo, él era feliz en el proceso pues cada vez más abría los ojos hacia sí mismo y a los que le rodeaban. Notó que él sonreía más y que a la vez veía la sonrisa en los demás.

-No he bailado con la brisa, pero no por eso dejo de sentirme satisfecho pues un nuevo impulso se está aposentando en mí y me está dotando de una seguridad que me lleva a manejarme en paz con la fuerza que me lleva..

Pasaban los meses y un día, cuando el príncipe no lo esperaba, la brisa se topó con un corazón noble tan henchido de paz, que incluso para alguien de espíritu tan libre como ella, resultaba imposible rendirse a él. Y cuenta la leyenda que desde entonces dos corazones bailan juntos una melodía espiritual y bella que enternece a quien la escucha... ¿Quieres ser tú?

Safe Creative #1004176024388

24 comentarios:

ROSALIANM dijo...

Hola amiga, estoy impresionada. ¡Lo tuyo son los cuentos! Es profundo y se saca un montón de refexiones. Eres tan profunda como un océano.
Feliz día amiga.
(Me imprimo el cuento para leerlo en calma)
Besos

La sonrisa de Hiperión dijo...

Precioso cuento....

Saludos y un abrazo enorme.

NORMA SANTOS dijo...

Guapa...ja,ja,ja...yo voy a hacer lo mismo que mi Rosalía, me imprimo el cuento para releerlo esta noche.
Un besazo.

Carlos Alberto dijo...

Una preciosidad de bonito y de todo.
Realmente maravilloso. Me encanto el leerte una vez mas...

Un fuerte abrazoo

MAJECARMU dijo...

M.Jesús,el cuento nos lleva suavemente hasta nuestro interior..y ahí descubrimos el universo entero,donde resuena la "melodía de las esferas.."Ese encuentro con uno mismo en la paz propia y en los demás nos presentará a la brisa,que bailará con nosotros nuevas emociones..!
Tus cuentos son profundos,originales y se quedan prendidos,amiga..
Sigue escribiendo cuentos porque son una maravilla,de verdad..!!

Mi felicitación y mi abrazo.
M.Jesús

Duarte dijo...

Ayer hicieron una entrevista a Ana María Matutes, en la 1 de la rne, que versó sobre este arte tan maravilloso de escribir sobre Hadas, Duendes, Gnomos, Princesas... mi pensamiento voló hacia ti.

SI, claro que si, que esa brisa no deje de acariciar mi rostro y que mi corazón siga regando mi cuerpo para que esa sensación de placidez perpetúe.

Recibe en un beso mi agradecimiento y admiración

RECOMENZAR dijo...

me voy con el alma encantada
besos

MAMUCHA SILVIA dijo...

realmente un cuento bellsimo , que me toma en un momento especial, y me sirvio de mucho leerlo¡¡¡¡
gracias por eso¡¡¡
un beso grande maria¡¡¡¡¡¡¡¡ buen finde

Ricardo Tribin dijo...

Brillante mi querida Maria Jesus.

Creo que las emociones se nivelan al calmar la mente y ello se logra con la meditacion.

Un beso

josefina dijo...

muy bonito el cuento, y el dibujo me encanta.
Un abrazo

moderato_Dos_josef dijo...

bello cuento ejemplarizante. hay que mantenerse siempre abiertop a lo que sea...
besos!

Alejandro Kreiner dijo...

Aquietar la mente, abrir el corazón y disfrutar de la libertad... muy bonito el cuento.

Saludos·

Inés Bohórquez dijo...

Que belleza mi querida amiga, siempre con las palabras acertadas la historia perfecta el mejor cuento ...
Bello!

Un abrazo mi linda y un polvo de hadas para tus sueños!

La imagen esta Espectacular!!!

LlunA dijo...

Petonets, sempre tan boniques les teves paraules..

Zoe dijo...

casi se puede intuir la brisa y a esos corazones...bailar¡La fuerza y la serenidad es tan dificil de conseguir, como la templaza en el tarot, esa carta siempre me gustó...
besos

Ligia dijo...

Me ha enternecido, en efecto, escuchar esa melodía hecha cuento. Abrazos

Sombras en el corazón dijo...

Pues me apunto al baile de la brisa, eso sí, a poder ser en verano...
Bonita historia

Un abrazo, guapa

Mistral dijo...

Precioso cuento.

Besos... MARÍA

Marisol dijo...

Un cuento lleno de espiritualidad y mensaje.
Te dejo muchos saludos berlineses.

La Gata Coqueta dijo...

Con este cuento me has robado un trocito de mi corazón.

Esta que te quiere

María del Carmen

Ricardo Tribin dijo...

Hermoso...mi querida Maria Jesus.

Claro que quiero sentir asi mas siendo yo.

Felicitaciones por "Las alas de mi hada".

Un abrazo..

..NaNy.. dijo...

Hola precioso cuento y para reflexionar, es muy verdad los corazónes bailan al son del amor. Saludos

luna dijo...

Gracias María Jesus. otro que me apunto para contarlo a mis niñas.Ellas me dicen que les cuente más de hadas y yo les contento que tengan paciencia,que yo tengo una ventanita que de allí sale una personita que me cuenta esos bonitos cuentos para ellas.

besitos

luna

Estela dijo...

Hola, soy Estela de Venezuela, complacida y agradecida por la visita que has dispensado a mi blog. 2Me gusta tu blog, tiene escritos muy interesantes, este del Principe y la brisa me ha encantado, tiene puntos muy interesantes que invitan a la reflexión, cuando consigo algo que me gusta siempre lo llevo a mis blogs ó al facebook, por supuesto colocando la fuente de dónde lo tomé, me dices si hay algún problema.