domingo, 30 de marzo de 2014

Los cuentos de hadas

El fulgor de las estrellas refulge hoy con una luz especial. El firmamento luce más bello y sereno que nunca. El silencio abraza las colinas, mientras los sueños de los niños cobran vida. Hadas, princesas y gnomos se cuelan en sus sueños y los vivifican de tal modo que a ellos les parecen reales cuando despiertan. 

 Imagen registrada*

Castillos encantados y bosques mágicos con simpáticos animalitos son el escenario perfecto que se esfumará al amanecer, cuando los primeros rayos de sol despierten a los niños y éstos se desperecen para levantarse. Pero algo de lo soñado permanecerá con ellos y les compañará como fieles guías allá donde vayan. La ilusión infantil avivará su mundo fantástico y onírico y tratará de reverberar en su realidad tales sueños como si su reflejo pudiera trasladarse a la cotidianeidad.
  Imagen registrada*

Seducidos por los cuentos de hadas, los niños son capaces de conectar con el lugar donde éstos nacen, son creados, esto es, en el corazón.

  Imagen registrada*

El latido de la tierra se halla vinculado a los cuentos de hadas, a los bosques donde éstos se erigen como castillos
imponentes cuyas torres resultan tan elevadas que alcanzan a los ángeles. A los niños les encanta la madre naturaleza y es precisamente en ella donde muchos de los cuentos se tejen como tapices cuyos bordados ilustran las ideas que se transforman en historias infantiles contadas a un grupo de chiquillos sentados ante la chimenea del hogar.

Autora: María Jesús Verdú Sacases
Texto e ilustración inscritos en el Registro de la Propiedad Intelectual
Técnica ilustración: Pastel o Acuarela

3 comentarios:

Francisco Espada dijo...

Me ha seducido la última de las imágenes, ese niño lector logrado con una manchas de colores muy acertadas. Te felicito.
Un beso.

PEPE LASALA dijo...

Los cuentos de hadas siempre han sido maravillosos, y no sólo para los niños. Es un mundo especial Mª Jesús, y me gusta cómo nos lo acercas. Bueno amiga, me despido ya hasta después de Semana Santa, así que un fuerte abrazo y hasta la vuelta.

Meulen dijo...

esos cuentos reflejan la vida de nuestros sueños
o del mejor de los sueños
desde donde llegamos y volveremos...
alma de niño que nunca muere!