domingo, 2 de diciembre de 2012

El aprendizaje de las hadas en el planeta Tierra



Dentro del aprendizaje de las hadas en el planeta Tierra, esas hadas encarnadas en personas de carne y hueso que nacen en el planeta para erigirse como representantes de las hadas en La Tierra, están incluidos los períodos de incertidumbre. Aquellas que deseen superar su estancia en el planeta no deben dejarse arrastrar por la desesperación, el miedo, la lamentación o el desánimo. Al contrario, deben emplear esta valiosa oportunidad para recordarse a sí mismas que hay algo que guía divinamente sus existencias y que, más que nunca, no deben perder la fe en sí mismas ni en la vida. Por tanto, van a utilizar todas las herramientas adquiridas en La Tierra, como el conocimiento de las leyes que rigen aquí el Universo, para ir transformando su camino y descubrir el propósito de su misión. 

Como consecuencia de la plena aceptación de su situación actual, estas hadas de carne y hueso no va a dejarse llevar por la confusión o la oscuridad sino que no pararán hasta ver su luz, la misma luz con la que nacieron y con la que deben reencontrarse para sentirse en paz en este hogar que les ha sido asignado. 

Estas que fueron hadas en anteriores existencias saben que por la ley del karma o de causa y efecto, si tienes miedo, engendras y recoges más miedo o si te dejas afectar por el sufrimiento, lo esparces a tu alrededor y, además, acabará volviendo a ti, o sea, que es mejor sembrar alegría y calma, para cosecharlas después.   

Así pues, la incertidumbre las empujará a emplear todas sus armas de positivismo y a no olvidarse de carácter sagrado y divino de la existencia de la cual debemos tomar consciencia y no permitir que se nos vaya de las manos o que se nos escape sin haber reconocido lo bueno y las lecciones que nos brindó y que nos permitieron cambiar, madurar, empatizar y comprender. 




Estar en paz con el destino para estas hadas aquí sin alas, aprendizas en el planeta Tierra, va a ser su principal reto. Para ello, van a seleccionar cuidadosamente sus pensamientos, los cuales, si son agradables dejarán luz en La Tierra y van a desechar todos los pensamientos o sensaciones de pesadumbre, celos, melancolía o tristeza. 

Cada uno está en el lugar que le corresponde y es responsabilidad de cada cual cambiar el destino, si creemos en nuestras posibilidades y abrimos nuestra mente a nuevas perspectivas y respuestas. Si somos coherentes y sinceros con el corazón, lograremos despojarnos de la duda, la confusión o el temor para sustituirlas por claridad y presencia atenta en cada instante. 

Discutir, juzgar, forzar o criticar sólo conseguirán anclarnos en arenas movedizas donde nuestra luz quedará oculta. Mostrarla implica ser y desarrollar nuestras mejores facetas y habilidades y dar cabida al ser en cada minuto de nuestra valiosa y efímera vida. 

Vivir despacio, aprovechar el tiempo libre para hacer lo que nos gusta, apreciar la belleza hasta en lo minúsculo y dejarnos fascinar por lo simple y sencillo, mirando las cosas con los ojos de nuestro niño interior, sacará a flote nuestros dones y obrará milagros pues la magia está en nuestro interior y de nosotros depende agitar la varita mágica y concedernos lo mejor.   
Safe Creative #1212022775258

2 comentarios:

TriniReina dijo...

Conozco a un hada muy mía, que necesita aprender a saberse hada, ella misma.

Saludos

luzysolyluna dijo...

Hola, precioso, con mucha sabiduría, intentare usar bien mi varita. abrazo.