sábado, 30 de julio de 2011

La misión de las hadas en el planeta Tierra


A veces las hadas encarnan en La Tierra y una vez aquí entran en contacto con la paradoja de la vida. En su dimensión estaban acostumbradas a la unidad, pero una vez aquí van a tener que adaptarse a la dualidad y a comprenderla, esto les permitirá ensanchar sus miras y ganar en sabiduría y entendimiento, lo cual, les dará acceso a un mayor conocimiento sobre la naturaleza humana para poder ayudar mejor a sus integrantes, cuando ellas regresen a su estado original de hadas y sigan estando atentas a las personas pero desde una dimensión más elevada. Para ello, en algunas ocasiones trabajan en colaboración con los ángeles, elfos, duendes y gnomos. Allá de donde provienen las hadas, las cosas se hacen con vocación y plena entrega a la acción del instante, esto en este planeta no siempre es así, cosa que puede llegar a crearles un conflicto en su ahora mente en un cuerpo humano, sobre todo, si no recuerdan quienes son y no saben enfrentarse al dolor emocional y físico sometido al tiempo y al espacio. Pero habrá más conflictos para las hadas pues ellas vienen con una candidez e inocencia que aquí sólo suelen conservar los niños y que, si está presente en ellas en edad adulta, puede llegar a ser objeto de críticas, algo habitual aquí pero distante en el mundo de las hadas las cuales están libres de juicios, quejas y prejuicios. Esta cualidad, sin embargo, no les acompaña cuando deciden nacer como humanos en La Tierra, pero pueden recuperarla si aprenden a adoptar una mente neutral y ser capaces de observar desde el silencio interior en contacto con el corazón, como si ellas fueran testigos de las escenas pero sin dejarse arrastrar por las exigencias del ego, el cual debe de estar de acuerdo con el alma. Desde su dimensión hadada podían hacerlo de forma natural, pero en la escuela de la vida de este planeta, el aprendizaje y entrenamiento para ello va a ser más duro. Nada aconsejable para ellas, pero a pesar de ello, como ellas se mueven por ideales diferentes a los terrestres, siguen eligiendo venir a evolucionar aquí, a veces, seducidas por la belleza del planeta Tierra, por el amor a los humanos y por su complejidad y variedad.

Una vez aquí, ellas van a descubrir que los mejores antídotos para vencer la angustia, las preocupaciones y el sufrimiento son el desapego, la humildad, la autoestima, la escucha del corazón, el agradecimiento, la aceptación del ahora y la paz mental, entre otros.

Para alcanzar la paz mental las hadas ahora engarzadas en su cuerpo humano van a tener que aprender tolerancia, flexibilidad, empatía y perdón para dejar atrás el lastre de la rabia y del resentimiento. En el perdón, a veces, para no perder la dignidad puede implicarles cortar lazos y seguir caminos diferentes a otras personas que las han perjudicado enormemente pues van a llegar a la conclusión de que en el perdón no todo vale. Ser capaces de recordar a esas personas que las lastimaron y que no supieron valorarlas ni reconocerlas y, además, hacerlo sin odio y aceptar e integrar la lección de que estas personas les han brindado, que son como son y que tienen derecho a serlo, pues todo el mundo ocupa su lugar, es algo propio de la aceptación y de la adaptación al planeta por parte de las hadas-humanas, conscientes de que uno de los pilares del desapego es ser y dejar ser, tanto nosotros como a los demás. Por eso ellas se inquietan ante las interferencias ajenas, acostumbradas en su dimensión originaria a no dañarse ni a dañar a nadie con sus acciones puras y comprometidas con nobles propósitos. Pero aquí en La Tierra las ansias de protagonismo, de poder y los intereses implicados en algunas cuestiones hacen que ellas deban aprender a renunciar o desapegarse de según que cosas, pues aferrarse a algo que otros anhelan poseer a toda costa, puede mermar su libertad de vuelo. Así pues, ellas puedan llegar a decidir que es mejor cambiarse a uno mismo y adoptar las medidas pertinentes para ello, siendo conscientes de las propias emociones y de la necesidad de equilibrio interior y no luchar a contra corriente contra algo que las encarcela emocionalmente y que no les deja ser. Inesperadamente, antes estas renuncias pueden aparecer emocionantes sorpresas y giros de rumbo que nadie hubiera podido prever, ni incluso ellas, tan expertas en el oráculo de hadas cuando eran hadas y que aquí pueden llegar a dominar si se adiestran en intuición, clarividencia, apertura mental y conexión con los guías espirituales de cada uno.

Otro de los desafíos a los que va a tener que hacer frente las hadas una vez aquí es que la magia, la espiritualidad y la fantasía no siempre comulgan con la cruda realidad de la tercera dimensión terrestre, aunque cada vez la espiritualidad va arraigándose más en el planeta. También les cuesta aquí sentir la ligereza y la luz de donde provienen, pues en el plano terrícola los problemas y las preocupaciones adquieren tal relevancia que cansan y se convierten en una pesada losa que puede llegar a ocultar la luz interior. Además, el ruido, la falta de respeto y la crueldad son aspectos que pueden llegar a molestarlas enormemente pues pueden afectar enormemente a su sensibilidad. Las hadas piensan desde el corazón, y presenciar como el amor no siempre rige las relaciones humanas es algo que puede hacerles mucho daño pero que deben atestiguar para entenderlo: entender que el ego suele ser el elemento predominante en la conducta de muchos humanos. Si ellas no recuerdan de donde provienen, los caprichos del ego puede llegar a ganarles la partida incluso a ellas, pues una vez encarnadas aquí, las hadas quedan expuestas a las características de su entorno y pueden perderse en él.

Ellas son espontáneas y les encanta la intimidad y disfrutar de su espacio y de su margen de acción, en plena libertad y autonomía, pues en su dimensión eran capaces de hacerse invisibles, de volar y de aparecer y desaparecer. Una vez aquí las circunstancias pueden arrastrarlas a sentirse confinadas, sometidas a expectativas y a lo que los demás esperan de ellas. Un entorno que favorezca que deban convivir con aspectos totalmente opuestos a aquellos que ellas disfrutaban en su otra dimensión favorecerá que, una vez gestionadas y transformadas las emociones de sufrimiento y habiendo llegado al pleno convencimiento de la luz propia, las hadas-humanas ya no duden de su dimensión hadada y decidan emprender el vuelo hacia ella con las herramientas que el planeta va a dispensarles, una vez descubierta y emprendida su misión.

Hasta que no aprendan a aceptarse a sí mismas y a sentir la vida a través de la magia del momento presente, a abrirse a sus sublimes sensaciones y a no permitir que se les escapen con ensoñaciones, amarguras o miedos, no se descubrirán a si mismas.

Sin embargo, un hada-humana acabará por descubrir sus alas a través de la espiritualidad y esa será la luz que la orientará en su camino donde los pasos serán los latidos del corazón del ahora. Encontrar el equilibrio entre el cielo y la tierra, hacer soñar a los demás y ser embajadoras entre el mundo de las hadas y de los humanos formará parte de su misión aquí. Una misión difícil pero admirable que las ha puesto en contacto con el otro lado de la balanza y también con otros matices intermedios que les ha permitido elegir mejor y adoptar sabias decisiones, aprender de sus errores y gozar del regalo de la vida en este hermoso planeta al que seguirán protegiendo allá donde vayan.

Safe Creative #1107309774218


27 comentarios:

Ligia dijo...

Muchas cosas que desconocía de las hadas. Abrazos

ion-laos dijo...

Cuántas cosas me ha hecho comprender tu texto. También me he imaginado a las hadas con una armadura para protegerse de todo lo humano. Qué difícil y complicado lo ponemos todo.

Menos mal, que tengo mis herramientas para no sufrir demasiado, me mantengo en mi presencia, en mi ahora y constantemente me hago afirmaciones, eso, me va salvando de la "quema".

Y qué casualidad, que leo tu entrada y acabo de comprarme el libro de Osho, "Cierra los ojos y lánzate". Escucha el sonido de tu verdad."

Nada es casual...

Buen fín de semana, besos.

Duarte dijo...

Este mundo tan maravilloso, envolvente, lleno de misterios y hadas bellas y buenas, lo tuve presente durante mi estancia en el Garbi...
... los busqué, es cierto, pero no los encontré... deduzco que un sitio como este lleno, de recodos maravillosos debe ocultarlos... quizá se hagan sentir a la hora crepuscular... pero, yo ya no estaba allí.
Un gran abrazo, querida amiga

José Antonio del Pozo dijo...

Muy susulento apunte, casi un pequeño tratado sobre las hadas. Ya sabes que en Peter Pan, en teatro, éste preguntaba a todos los niños del público, ¿creéis en las hadas?, y si no contestaban SÍÍÍÍ! Campanilla no volvía a la vida.
Mi enhorabuena por tu acopio de información y por tu exposición.
Saludos blogueros

Adriana Alba dijo...

M. Jesùs, gracias por tu visita, nunca habìa visitado tu espacio y me he encontrado realmente con una "zona iluminada".

El mundo de los elementales es fascinante, las Hadas tienen mucho para enseñarnos.

Me encantò tu post, vendrè a visitarte.

Un abrazo.

Campanita de BarZaires dijo...

Ohhh mi querida maria Jesús, no tengo palabras para expresar todo lo que contiene tu texto, es maravilloso, me he enganchado a él y conforme lo leía, me tenías esimismada, tienes un don muy grande, expresas y visualizas las cosas como nadie, cuando te leo, es como verlo, como si delante mío tuviese una película que me va mostrando lo que mucha gente no es capaz de expresar con palabras, y tu lo haces con esa facilidad, me encanta tu zona iluminada, donde la luz principal, eres tú, que nos dejas tu estela por donde pasas y cada vez que te asomas a mi blog, dejas tu lucecita como una estrella o como un hadita...porque yo creo que tú eres un hada.

Un beso enorme, gracias por estar siempre ahi.

delfin en libertad dijo...

Siempre aprendo y me lleno de belleza con tus textos. Gracias!!! Besos!

Alimontero dijo...

Hooooooola! me ha encantado este aporte sobre las hadas. Tengo la sensación de que las personas siempre las han visto como personajes de cuentos, sin saber que ellas están tambien en este plano algo difícil.-

Este es el planeta más denso energéticamente, donde las emociones se viven intensamente, situaciòn que se desconoce en otros planos.

Un gran abrazo en gratitud!!

que tengas una buena y bella semana!

Ali

Carolina dijo...

Hadas, hadas de mi vida, dulces, etereas, celestiales!
Maravilloso texto.
Besos.

Silvia García dijo...

"la espiritualidad y la fantasía no siempre comulgan con la cruda realidad de la tercera dimensión terrestre, aunque cada vez la espiritualidad va arraigándose más en el planeta."
Hago votos para que la espiritualidad se vaya arraigando cada vez más María Jesús, dejando de lado el ego, la soberbia, la altivez, el que me importa.
Impecable escrito como siempre.
Te mando un abrazo.
Silvia

Poetiza dijo...

Amiga, que bello e interesante texto, no dudo que ellas estan aqui en la tierra. Te dejo un beso, cuidate mucho.

Rosana Marti dijo...

Así son mi querida amiga, unas vienen para ayudar a los humanos, otras para hacer crecer las flores, ver burbujitas en el agua, un pájaro volar. Todo es magia y amor pues es sus alas están.

Un fuerte abrazo con todo mi cariño, nos unen las bellas hadas que nos cuidan, pasa una mágica semana.

Juan Escribano Valero dijo...

Hola mi Hada Buena: Ya repuesto de mis dolencias y antes de iniciar mis vacaciones quiero visitarte y desearte que pases un mes de agosto muy feliz.
María Jesus ya he impreso el cuento del Hada que sorprendio al chico y La mision de las hadas en el planeta tierra para contarsela a mis nietos especialmente a Elena y a Luis gracias por ello.
Un fuerte abrazo

Ricardo Tribin dijo...

Gracias querida Ma. Jesus por tu compartir.

"desapego, la humildad, la autoestima, la escucha del corazón, el agradecimiento, la aceptación del ahora y la paz mental", que bueno!!!

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola María Jesús

Las hadas y nosotros tenemos muchas cosas en común. Venimos de la unidad para aprender en la dualidad, crecer, experimentar las emociones y trabajar para el bienestar de la Tierra, entre otras cosas.

Una entrada muy bonita y sabia.

Besotes.

*Luna de Medianoche dijo...

Hola corazon tus textos siem pre tan magicos
pasate por mi blog esoterico hay dos premios para ti
un beso

campoazul dijo...

Que chulada de texto, me encantan las hadas todo lo que les rodea, nos conviene siempre estar cerca de ellas...., traen paz. ¿Te conté alguna vez que conozco a un hada? Ella no acaba de creérselo pero sí que lo es.

Besitos.

Sherezada dijo...

que trabajo tan pesado tienen las pobres... jamas me lo hubiera imaginado...

saludos!!!

JAVIER AKERMAN dijo...

Querida Mª Jesús:
Esos consejos son extrapolables al ser humano. ¡Cuan feliz sería!
Bellas y deliciosas palabras que llegan al corazón.
Un fuerte abrazo.

Steki dijo...

Linda misión la de las hadas. Deberíamos tenerla en cuenta. Aprender y transmitir, no? Beso grande para ti.

Carmen Rosa dijo...

Hola MARÍA JESÚS, que precioso espacio con tan lindos contenidos. Me alegra haberlo conocido, realmente una Zona Iluminada. Gracias también por tu visita.
Un abrazo

La sonrisa de Hiperión dijo...

Siempre estupenda amiga. Llevaba días sin comentar (cosas de las vacaciones) pero ya de nuevo por aquí.

Saludos y un abrazo.

lali dijo...

Es maravillosoooo!!!! Ahora veo que estoy rodeada de hadas.....una de ellas tu mi querida Maria Jesus...


mil besos

Carina Sampó, facilitadora de cambios, terapeuta psicodramatica, coach personal dijo...

Hola Maria Jesus Que lindo tu post!
Mi hija es una enamorada de las hadas. Cuando ve una luciernaga aun cree que es camapanilla. Espero que siga creyendolo por mucho tiempo!

Hace mucho tiempo que no paso por aqui, he estado desarrollando mi neuvo espacio. Quiero invitarte a que lo conozcas! me hace ilusión verte por alli!

www.artesanadelavida.com/blog

Un abrazo
Carina

Olga i Carles dijo...

Hermoso mensaje.
Las hadas y nosotros tenemos la meta de conciliar el mundo a través del juego.



Un abrazo.

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola Maria Jesús:
Gracies per el teu comentari en el meu blog.
Jo quan era petiteta disfrutaba dibuixant fades.
Si vas dos entrades més avall en el meu blog, veurás un episodi del Jardinero de Grian, en el que escanejat un nan dibuixat per l´Apelles Mestres fa molts, molts anys.
Petons, Montserrat

Sú Barreiro Estevez dijo...

Muchísimas gracias tocaya!!Aparte de sentirme muy identificada, me has hecho comprender muchas cosas, mil besos