martes, 13 de octubre de 2009

El rayo que se posó en el fondo del mar


El manto de la vida

me cubre con amor

con el mismo celo

con que la bóveda celeste

protege a la noche

del acecho del sol.


De ese sol cuyos rayos

se cuelan juguetones

en el océano,

adormecido por el dulce vaivén

de las olas,

que acarician la superficie

y arrastran la luz

hacia las entrañas del mar

donde yace para siempre

en la infinitud del silencio,

seducido

por la belleza

de ese halo luminoso

con que le bendijo el cielo.


Texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual




29 comentarios:

ROSALIANM dijo...

Que refrescante y pacífico poema, amiga.
Un beso.

..NaNy.. dijo...

Hola: Precioso el escrito, de ese sol cuyos rayos mueren en el mar. preciosa la fotografia. Saludos

Alejandro Kreiner dijo...

Muy bonita foto, me gusta el reflejo del sol sobre el mar.

Saludos.

TORO SALVAJE dijo...

Que envidia me das.
Siempre.
Que feliz eres.

Besos.

Striper dijo...

Sencillament un poema precioso!!

M.TeReSa dijo...

hummmmmm, estas inspirada eh????? precioses paraules per una imatge preciosa.
et felicito.
petons, bonica!!!

*Luna dijo...

Bello poema al rayo que se poso en el mar me encanta leerte
un beso

Justy Walker dijo...

Es agradable recibir caricias así, verdad?

Un beso

Antonio dijo...

Al leer esta entrada, mis pensamientos me envuelven en esa calma y plenitud de un sueño suspendido logrando llegar a èste por sus suaves prosas que haz plasmado querida amiga.

Un abrazo Marîa Jesûs.

luna dijo...

Maria Jesús es precioso el poema.
Me sorprendes muchos esta etapa tuya, ya que siempre nos deleitabas con tus famosas hadas y duendes y ahora con la sensibilidad del amor en tu boca.

besitos

luna

Juan Escribano Valero dijo...

Hola María Jesus: Precioso "El manto de la vida

me cubre con amor

con el mismo celo

con que la bóveda celeste

protege a la noche

del acecho del sol".
Me llaman, asi que un fuerte abrazo, ultimamente no me dejan ni a sol ni a sombra ¡Gracias a Dios!

Olga i Carles dijo...

De ese manto...
Nuestra Gran Madre que alimenta.
De ese Gran Padre que nos protege.
La unión de ese matrimonio que nos da el aliento...

Gracias por esta bonita poesía.

Fernando dijo...

Precioso poema. Mafnífico tropo ese rayo de sol que se posa en el mar. Toda una belleza.
Besos

JAVIER AKERMAN dijo...

¡Que lindo poema! Es un canto al agradecimiento por los dones de la vida.
Precioso.
Un fuerte abrazo.

pais magico dijo...

Que poema mas lindo... me gusta tambien este tu blog. tambien te sigo.. vuelvo a darte las gracias por tu visita.
me quedo..
El manto de la vida me cubre con amor...

Besitos guapa, hasta pronto...

Amanda dijo...

paso a gradecerte el comentario tan bonito que me ha dejado, gracias.

Sombras en el corazón dijo...

El sol es fuente de vida, dicen que 20 minutos al día necesita el ser humano de sol para ser feliz.

Un abrazo, guapa

KUBAN dijo...

Soleados y marítimos versos para un atardecer inolvidable. Gracias por visitarme. Un abrazo.

Poetiza dijo...

Un poema hermoso amiga. Te dejo un beso, cuidate.

Franziska dijo...

La luz es la fuente de nuestra vida y donde no hay luz sólo viven las extrañas y monstruosas criaturas de los abismos.

Julia dijo...

"...arrastran la luz

hacia las entrañas del mar

donde yace para siempre

en la infinitud del silencio".

Sencillamente... preciosa esta imagen.

Un beso.

Marisol dijo...

Tus letras son esos rayos que tocan el mar del alma. Un abrazote.

La sonrisa de Hiperión dijo...

"De ese sol cuyos rayos

se cuelan juguetones

en el océano,

adormecido por el dulce vaivén

de las olas,"


Soles que se apagan y nunca se enciende.. Soles que castigan pero que también celebran el crepitar de cada día...

Saludos y un besazo!

Basurero Usurero dijo...

Cuando no el sol siempre acechando. Suerte.

Isabel D´Mayo dijo...

Que linda la foto y que linda las letras! una belleza ,nunca ví el mar ,ni conozco esa sensación del atardecer ante tanta agua ,al leerte puedo imaginar lo bello que es! Un abrazo!

hada isol

Ricardo Tribin dijo...

Lindo...lindisimo mi querida Maria Jesus, tan diafano como la luz resplandeciente de tu sol.

Un inmenso abrazo

Alma Mateos Taborda dijo...

Bellísimo poema has pintado imágenes con tus palabras. Salió redondito!! Aplausos y un abrazo.

Duarte dijo...

Versos que brotan llenos de sabiduría y sentires.
Que la vida sea para ti un mar de rosas, bien lo mereces.

Besos

Timoteo Estevez dijo...

wao que hermoso... me he quedado para siempre en este espacio...