lunes, 3 de febrero de 2014

En el río con las hadas

Tras las montañas se extiende un valle inmenso donde se respira paz y pureza destiladas en cada rayo de luz. Se asoma el sol esta mañana un tanto perezoso, como si no deseara despertar tan pronto esta mañana.

Pero el sol no puede permitirse el lujo de quedarse dormido y debe despuntar al alba para seguir iluminando el planeta en cada nuevo día.

   Imagen registrada*

Te asomas a la ventana y el mundo te ofrece su mejor faceta en esta mañana agradable con un clima a tu medida. La brisa se pasea en la pradera y como un soplo de aire fresco llama a la puerta de tu alma para regrandecerse con ella. Te sientes entonces especialmente ligera.
 
Estiras tu cuerpo y, como si pudieras volar, te alzas de puntillas con la esperanza de vislumbrar qué hay más allá del cielo. Te sigues sintiendo chiquilla a pesar de los años y a veces te sigues formulando las mismas preguntas de tu infancia. Algo invisible te acompaña, te protege y se queda contigo. Se trata del espíritu del valle, uno de los guardianes de la madre naturaleza, ésa a la que amas desde niña.

Tus animalitos te saludan desde afuera y sales a acariciarlos con ternura y a comunicarte con ellos. El ganado pasta tranquilamente junto a tu casa y te transmite esa sensación de calma y arraigo que emana de los animales, la misma sensación de paz que llevas imprimida en tu alma. Lograrlo te ancla en el ahora y te rinde al presente. 

  Imagen registrada* 

Te refrescas la cara en el riachuelo y saludas a las minúsculas hadas que se ocultan tras las rocas, adoptando una actitud entre tímida y arisca. Pero tú sintonizas con tu corazón y ellas consiguen captar las ondas de hada que desprendes en cada respiración, lo que las tranquiliza y les devuelve la confianza para moverse en libertad en tu presencia. Les sonríes y prosigues con tu rutina de lavado, como una más entre ellas. A todas os gusta acicalaros y resaltar vuestra belleza con flores frescas que os embellecen el rostro.

En el río te invade la nostalgia pues en tus carnes aquí nunca hallaste tus alas pero eso te hizo adoptar otras estrategias de vuelo en La Tierra.

Regresas a casa, te alimentas con frutos frescos, cereales y legumbres y te sumerges en la creatividad de tus cuentos de hadas, en tus castillos de duendes y princesas, rodeados de mares de sirenas, bañados por las inspiradoras palabras de los ángeles custodios.

Autora texto e ilustraciones: María Jesús Verdú Sacases
Técnica ilustraciones: Acuarela
Texto e ilustraciones inscritos en el Registro de la Propiedad Intelectual 
 

11 comentarios:

AMBAR dijo...

Hola maría Jesús.
Hermoso volver a leerte.
Muy bellos tus dibujos y maravilloso, profundos, llenos de ensaeñazas tus relatos.
Te deseo una buena semana.
Un abrazo.
Ambar

Ligia dijo...

Bonito relato enlazado con unos dibujos muy alegres. Abrazos

JAVIER AKERMAN dijo...

Que bien sabes llevarme al rincón de mis hadas y de mis sueños, querida Mª Jesús. Muchas bendiciones.

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Buenas tardes Mª Jesús, todo un despertar hermoso, tranquilo y ya sin preguntas, ya solo nos queda saber esperar y disfrutar de el regalo que todos los días Dios nos da en cada cosa.
Me gustan tus pinturas.
Gracias por tu visita y darme la oportunidad de leerte otra vez.
Un abrazo
Sor.Cecilia

Marina-Emer dijo...

Hola amiga ...primero adradecerte las cariñosas palabras que me dedicas en tu comentario ,quedo muy agradecida y hoy que estoy mas blanda que un flan ,mas me arrulla cualquier frase de cariño que me regale alguien que me conoce y yo me pueda sentir amiga como tu ...gracias cielo .
todo tu relato es precioso ,tierno y sublime ...ademas estas pinturas tan lindas que me siento en estos momentos bien
besitossssssssssssssss
Marina

Fantasia Y Realidad dijo...

Hola Mª Jesús,como siempre un relato precioso,sabes?me llevas de la mano por esos caminos de hadas y me encanta!!

Muchos besos.

Meulen dijo...

Lindo sentir de lo mágico a lo real...donde fluye lo auténtico
aquello que despierta en nuestro corazón
....
mi saludo cordial!

Mª Jesús Muñoz dijo...

Mi querida amiga, me encanta esa fusión con el espíritu del valle,que te permite sentir cerca la presencia de esos seres espirituales, que sin duda tenemos todos cerca, pero no siempre intuimos y sentimos...El paisaje que nos presentas es una gozada y lo hago mío, disfrutando contigo de las aguas de ese río, que nos dá frescura, limpieza y ánimo para seguir adelante...
Mi felicitación y mi abrazo inmenso por tu buen hacer,compañera y amiga.
M.Jesús

Cecy dijo...

Leerte ha sido un baño de frescura, un paseo de donde uno siente que no quiere volver.
Hermoso!


Un abrazo :)

La Gata Coqueta dijo...



Si quieres la luna, no te escondas de la noche.
Si quieres una rosa no huyas de las espinas.
Si quieres amor, no te escondas de ti mismo…

Un abrazo lleno de energía positiva,
para celebrar a tu lado
con alborozo el fin de semana.


Atte.
María Del Carmen


Ricardo Tribin dijo...

Tus enseñanzas siempre traen algo nuevo.

Un abrazo.