martes, 9 de julio de 2013

Relato de las Ninfas

Te reflejas en la superficie de este lago tan etéreo por el efecto de la bruma que más bien se asemeja a una capa nebulosa y vaporosa. Aquí florece tu ser que permanece reposado y bañado de luz blanca como los nenúfares del lago. 

El nivel de paz aquí y ahora es infinito pero te das cuenta de que no depende del aspecto tranquilizador del lago sino de ti. Sin embargo, el lago es consecuencia de tu estado apacible. Por eso, se ha presentado ante ti como fiel reflejo de tu estado interior.

                                                           Imagen registrada*
   
Este lago rebosa divinidad, constituye un centro de pureza donde la mismísima Reina de las Aguas podría establecer su castillo de luz y agua.

La armonía es el emblema de este lugar del que te vistes con gusto y luces, así, tus mejores galas. Sientes una hermandad con las ninfas del agua que, juegan a lo lejos ajenas a tu discreta mirada.
 
Safe Creative #1307095404829

Las ninfas interactúan con las libélulas, mariposas, peces e insectos del agua y comprenden su lenguaje. Disfrutar del estado hadado siempre fue tu mayor sueño y ahora lo estás experimentando a tu manera, de forma terrenal. Estás más perceptiva y abierta que nunca y por eso llegan a ti sucesos e información que antes te pasaban desapercibidos.


 








Imágenes registradas*


Es algo que agradeces infinitamente y que siempre supiste que llegaría. Te muestras complacida de que los seres hadados se dejen ver, aunque hoy tú estés un poquito lejos de ellos. Sin embargo, aunque estén distantes, tú los notas muy cerca, como si te protegieran.


    Imagen registrada*

Este lago de ensueño se halla rodeado de vegetación tropical y de pájaros y otros animales que se acercan a beber. Ellos te miran pero siguen bebiendo, tú no te mueves para no interrumpir sus sorbos.
 
Las abejas liban el néctar de las hermosas flores que viven en el lago. Desde tu posición imparcial permites que todo siga su curso, su fluir natural sin tratar de alterarlo ni influir. Percibes en tu interior una ventana abierta al mundo que sólo mira como un espectador consciente de su papel desposeído de cualquier juicio. Sólo mirar, sólo observar con tu mirada atenta y consciente.

Imagen registrada*
 
El trinar de los pájaros te resulta una caricia para tus oídos y te tranquiliza por completo. Siempre hay alguien ahí además de ti. Relata y dibuja de forma neutral lo que acontece para reproducir una fiel muestra de la realidad atestiguada desde el ser. La práctica de este estado que bien pudiera definirse como meditativo bien pudiera ser tu pasaje a la iluminación. Sabes que todo te guiará allí pero no te preocupa en absoluto el cómo ni el cuando. Simplemente, anclas tus raíces mentales, como si fueran un gancho, un eje central que te pasa por la columna que sigue hacia abajo bajando sin parar, extendiéndose, creciendo hacia el mismo centro de la Tierra. ¿Y cómo no iba a ser así, si eres hija de la Tierra?

Safe Creative #1307095404881


Autora texto e ilustraciones: María Jesús Verdú Sacases
Técnica ilustraciones: Acuarela o pastel
Texto e ilustraciones inscritos en el Registro de la Propiedad Intelectual. Licencia Creative Commons 3.0 

1 comentario:

Francisco Espada dijo...

Bonito y muy bien ilustrado cuento, María Jesús.
Besos.