viernes, 25 de mayo de 2012

El miedo según las hadas


Aunque nada sea perfecto, en realidad, es como es y oponerse o resistirse al momento presente no sólo nos creará mayor angustia sino que además aumentará nuestra carga de karma. Aceptarlo, en cambio, la descarga. Aceptar no necesariamente es someterse, aceptar es reconocer la manifestación de las circunstancias lo cual no impide cambiarlas, si está en nuestra mano. Si no es así, podemos aprender a esperar a que se den circunstancias de cambio y si no, deberemos abrirnos a la lección que nos brindan tales circunstancias.

A veces pensamos que si estuviéramos en otro lugar o incluso en otra dimensión quizás no sufriríamos, pero, en realidad en todo existe algo que quizás no nos resultara cómodo y de lo que podemos aprender para ir cambiando posiciones mentales y ampliando nuestra perspectiva y conocimiento del mundo. El fin del alma es crecer por lo que nuestros guías irán creando las situaciones necesarias para nuestra evolución y crecimiento personal y espiritual. Todos somos seres divinos y encender esa chispa interior es el reto de nuestra alma.

Las hadas nos enseñan que uno de los mayores obstáculos es el miedo y enfrentarnos a él puede significar haber andado un gran trecho en nuestro camino. Luchar contra nuestros miedos nos aportará paz, seguridad y una mayor fe en nuestras posibilidades y capacidades. Vencer el miedo abre caminos prueba de la fuerza de la luz del alma. Dejarse atrapar en miedos es negar la magia de la existencia y la fortaleza que reside en cada uno. A veces al enfrentar un miedo, llegamos a la conclusión de que nos habíamos preocupado demasiado y que vencerlo ha sido más fácil de lo previsto, otras, en cambio, nos convertimos en presa del miedo y otras, simplemente con la firme intención de dar la cara, se nos presenta una solución instantánea totalmente inesperada. Un miedo puede llegar a vencernos una primera vez, pero en una segunda ocasión estaremos mejor preparados y quizás descubriremos alguna faceta sobre nosotros mismos que hasta entonces desconocíamos.

El miedo, como todo en la vida, nos transforma y nos impulsa a conciliarnos con el latido de la vida, con descifrar y compartir el significado de lo que somos y de las áreas en las que podemos manifestar nuestra valía y dejar nuestra particular imprenta. Nos enseña que nos somos débiles sino que somos capaces de adoptar actitudes emprendedoras para manejar la empresa de nuestra vida y sacarle el mayor rendimiento personal, laboral y espiritual en nuestro beneficio y en el de los demás.

Safe Creative #1205251701358

10 comentarios:

isis de la noche dijo...

Aceptación no es resignación.. Totalmente de acuerdo. Para aceptar de verdad se debe abrir el corazón y recibir las lecciones que debamos aprender.

Gracias por tu luz, siempre.

Un abrazo inmenso!

MAJECARMU dijo...

M.Jesús,muy instructivo tu post,amiga.
El miedo nos paraliza y nos detiene en el camino.Debemos confiar en los seres espirituales,que nos orientan en el camino de crecimiento espiritual.Las circunstancias son pruebas,que debemos superar sin duda.
Debemos estar atentos tener la suficiente valentía para avanzar.
Mi gratitud por compartir tus buenos posts.
Mi abrazo inmenso y mi ànimo siempre,amiga.
M.Jesús

El Hada de los Cuentos dijo...

Tus palabras son muy reconfortantes. Todos tenemos alguna clase de miedo, todos nos vemos limitados por él en algún momento de nuestra vida, pero si lo conseguimos vencer, como tú muy bien expresas, lograremos abrir nuevas vías, nuevos caminos y saldremos de la experiencia fortalecidos.
Gracias por este ánimo que infunden tus palabras

Que tengas un buen finde

Un abrazo

La Gata Coqueta dijo...



Lo más bonito es la aurora de la mañana
Y tu amistad el mejor regalo
Que podía encontrar.

Es un privilegio
Que llenan mis bolsillos de estrellas
Y los ojos se visten de acuarelas.

Un abrazo soñando
Y un beso reposando
a tu lado.

María del Carmen


Dolce Voce - María Eugenia dijo...

Hola, María Jesús

El miedo bien ententido creo que es un impulsor, un motor que nos lleva a sacar lo mejor de nosotros para vencerle y así seguir escalando y superándonos.

Besotes.

Cecy dijo...

El miedo se cuela por donde puede, a veces es bueno porque nos advierte, nos salva de algún peligro, pero no debemos dejarlo que se instale, porque puede paralizarnos y no dejar tener un buen rendimiento en la propia vida.

Un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

Deberían enseñar en los colegios a luchar contra el miedo.
Sería una buena medida.

Besos.

Taty Cascada dijo...

Es fácil caer en la tentación de sentir que quizás en otra vida, en otro universo, viviendo circunstancias opuestas o nunca vividas, todo sería diferente; pero no es así. Nuestra alma requiere de retos, de enfrentamientos con nuestros mayores miedos, sólo de esa forma aprendemos...Muy sabias tus reflexiones M. Jesús. Agradecida por tu bello comentario.
Besitos.

Cecilia Codina Masachs dijo...

Hola Mª Je´sus, gracias por darme la sorpresa de tu visita. Estoy molida del viaje, todos mis huesos se quejan. Poco a poco iré siendo yo, me tomaré algo de tiempo.
Sí creo que a final de mes ya estará mi libro para imprimir y a poco su presentación.
Con ternura
Sor.Cecilia

PEPE LASALA dijo...

Me ha encantado tu entrada Mª Jesús, pues he aprendido sobre algo que desconocía. Muchas gracias amiga. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/