domingo, 14 de junio de 2009

El hada del desapego




Siento el espacio
entre cada pensamiento
y me abro a la belleza
del momento presente
y a su caricia de luz.

Me envuelve en su velo de paz
y me acurruco
en el sentido que otorga
la serenidad
en el transcurso de los días.

La armonía me susurra este cuento:

“Érase una vez una princesa
que se despojó de sus hermosos vestidos
para experimentar el sabor de la libertad.
Así que con sus pensamientos
transformó sus ropajes en alas irisadas
que la llevaron al país de las hadas
donde la esperaban para que las presidiera
el resto de sus días
pues ella poseía un preciado don:

el del desprendimiento o desapego.

A pesar de haber vivido de modo ostentoso,
había apostado por su libertad.
Además, ella era conocedora de las necesidades humanas
pues antes de haberse convertido en hada,
había sido una persona
que supo renunciar a todo
en pos de su propósito.

¿Conoces tú el propósito de tu vida?












Para tí

30 comentarios:

Ligia dijo...

Es un hermoso don el del desprendimiento, porque hay mucha gente que no lo entiende. Abrazos

KALISTA dijo...

Marìa que bello escrito, y hablando de apegos y desapegos, tengo apegos por las historias maravillosas tuyas porque nos dejan un pasaje al mundo de las hadas de la fantasia, muy emparentada con la realidad.
Deseo de el propòsito de todos sea hacer el bien al otro, ser solidarios, ayudar, estar mas apegados a las cosas simples, ahi radica la felicidad...
Yo con eso ya estoy contenta...
Cuida tus hadas maravillosas y deseo de corazòn que cuiden tu fin de semana mi reina...
Besos y abrazos!!!

ROSALIANM dijo...

¡Ojalá todos tengamos ese desapego a tantas cosas materiales innecesarias!
Un beso.

Shanty dijo...

Siempre me llevas al paraíso, con tus lindas hadas y tus palabras llenas de paz.

Gracias por la linda hadita. En mi blog tambièn dejé unas maripositas para quien entre a él. Es todo tuyo.

Muchos abrazos querida amiga.

Campanita de BarZaires dijo...

Que bonito Maria Jesús, no sólo poesía, además un cuento, y no sólo eso una lección que no hay que olvidar, nos enseñas, nos regalas, nos dejas tu lucecita por donde pasas, y nos haces sentir inmensamente ricos por tenerte a ti, podemos desapegarnos de todo, pero nunca querré desprenderme de tu amistad, es un don recibido en esta vida, y del que ya no quiero prescindir.
Un beso y todo micariño, muy muy grande.

MAJECARMU dijo...

Muy bueno M.Jesús..!
Hemos de aprender el "desapego" de las cosas y de las personas..Aunque las sigamos queriendo hemos de tener ese rincón de soledad para pensar y crecer,haciéndonos fuertes,templando nuestro espíritu.

Un abrazo muy fuerte.
M.Jesús

carmen aparicio dijo...

Me gustaria ser como tu ada y renunciar a todo por la libertad me guto tu poesia

Duarte dijo...

El propósito de mi vida reside en ser constante, tenaz y perseverante. Nada de riquezas, me alejo de lo ostentoso, soy feliz rodeado de amigos alrededor de una tortilla, o de una paella, en conversación amena, o simplemente sentado a contemplar al mar, escuchando sus susurros, o en la cima de una montaña reflexionando sobre la inmensidad de un mundo que rodeo, pues apenas conozco.
Puede que, entretanto, una hada buena, "essa FADA bendita", penetre en mi vida y me haga hacer otra vida, quien sabe si todavía más atractiva.

Ante ti, bella hada amiga, te presento mis respetuosos saludos y te beso con amistad

Silencio dijo...

¡Yo si! El despropósito de mi vida es no tener más remedio que vivirla.

Poetiza dijo...

Amiga, que bello poema que me hace reflexionar, y profundamente sobre tu pregunta. Te dejo un beso, cuidate. Siempre es un gozo estar en tu Zona Iluminada.

Verónica (peke) dijo...

El apego y nunca dejes de sentirlo y vivirlo... Me ha encantado el post y sobre todo el calorcito que despide....

besotes de esta peke.

pd: te espero como siempre por mi ricon con tu taza de cafe, si gustas...

CalidaSirena dijo...

Que linda eres mi niña...
Un besazo enorme

Madame Minuet dijo...

Mi proposito es disfrutar cada momento que pueda de esta vida mia, y valorar cada pequeña cosa en si misma.

Cuanta paz transmiten sus hermosas palabras!

Bisous, madame, feliz tarde

Arwen dijo...

Precioso amiga mia...esa princesa que se desprendio de la riqueza y obtuvo a cambio una riqueza mayor...mi proposito en la vida es aprender y mejorar como persona..y desde luego con amigas alrededor como tu lo consigo...besossss preciosa...

Utopía dijo...

Yo todavía estoy un poco confundida y no sé muy bien cuál es el propósito de mi vida o sí lo sé pero no sé si llegaré a alcanzarlo alguna vez. De todos modos lucharé hasta que me quede sin fuerzas^^.

Me ha encantado el cuento. Qué maravilloso el don del desapego^^. Ojalá hubiera más princesas así, verdad?^^

Qué bonita es el hada!! *o* Como tú!^^

Un besote, cielo ^3^.

..NaNy.. dijo...

Hola creo que el proposito de nuestra vida en los años jovenes es uno, y cuamdo tenemos más es otro. Preciosa la historia me gusta. Saludos

Mon dijo...

Que bonito ! En epoca de princesas y superficialidad podria convertirse en un gran cuento educativo...


Un beso

MOn

Zoe dijo...

Un día lo tuve muy claro, lo hice...Hoy aún ando esperando volver a saberlo del todo... hay distintos niveles, hay distintos momentos....y además están nuestras limitaciones humanas. Seguiré reflexionando ;-), me gustó mucho que tu luz hoy en este poema me haga pensar en tantas cosas...

un inmenso abrazo

Pedro dijo...

Tiene un cierto parecido a la historia del Buda; también él llegó a convertirse en hada después de despojarse de todo.
El desapego material es una de las mejores prácticas que se pueden emprender.

Me encantó tu cuento.

Besitos.

Dubois dijo...

muy lindo tu blog, muy linda reflexión también

serpai dijo...

Muy lindo lo y como escribes bueno descubrirte. paso. y me quedo.SERGIO

Amanda dijo...

yo en un momento de mi vida renuncié a todo por mi libertad, era mas joven y con otra actitud, el resultado...ni te cuento. Un beso.

Silvia García dijo...

María Jesús, como siempre muy bello esto que nos has regalado.
Creo que si, que conozco el propósito de mi vida, desde hace mucho tiempo, y me estoy preparando para cumplirlo, ya falta poco, falta poco.
Un abrazo

Geni dijo...

HOLA PASABA POR AQUÍ, Y ME A GUSTADO MUCHOO LO QUE HE VISTO TIENES UN BLOG MUY BELLO.
TU ENTRADA PRECIOSA Y MUY REFLEXIVA,VOLVERÉ.
UN BESITO AMIGA.

La Gata Coqueta dijo...

Mi querida María Jesús cuando puedas pasate por el blog Mis caricias del alma, en el he dejado algo para ti.

Un abrazo y un beso con todo el afecto que te tengo.

luna dijo...

¡Hola Maria Jesús, que bello poema y a la vez es tan reflexivo.¿cuanto cuesta a veces desprenderse de las cosas?tienes que estar muy convencido para hacerlo si tu interiormente no le das valor a lo material,si que puedes desprenderte de ello,pero si es sentimental esto te cuesta más-El desprendiemiento en un DON muy apreciable que pocas gente lo puede realizar.¡ojala todos contáramos con ese DON COMO TUS HADAS,

besitos

luna

megacast dijo...

Ostrees... El que escrius estimula la percepció que tinc de la intel·ligència, el teu bloc és per mi com un valneari on quan entres comences a transformar els punts de vista i les perspectives. És bonic.
Sobre el contingut de l'escrit... És curiós, ultimament jo estic tenint reflexions relacionades amb l'aferrament "el apego" i és bonic prendre consciència de les dependències que molts cops permetem que ens sotmetin. A vegades creem, per ignorància a la pròpia ignorància, obres que ens subordinen sense que ens n'adonem i que enganyen la nostra ment -doncs aquesta no vol canviar la situació que hem creat-.
Gràcies :), a més el contingut està cohesionat amb l'estil que començo a veure, et caracteritza.
Un petoneeeeet a tooots.

Aitor dijo...

Como de costumbre muy buen artículo.
Me ha gustado mucho, es muy recomendable.

Un fuerte abrazo,
Aitor.

MAJECARMU dijo...

Mis recuerdos y mi abrazo para el hada que nos llena de paz y equilibrio en esta "zona iluminada"

Un abrazo muy fuerte,amiga
M.Jesús

pluja dijo...

El "desapego", quina cosa tant necessària i tant difícil a la vegada! Era una princesa llesta, al de la història, llesta i madura. N'haurem d'aprendre una mica d'ella!