lunes, 25 de enero de 2016

Meditar hoy

La calma de la tierra en estado latente, la quietud del campo, el cantar de los pájaros... de forma natural, me provocan un enfoque constante, una atención plena al momento presente.

De este modo, la naturaleza empuja a la humanidad hacia una lucidez donde se abre un espacio sin fondo donde todo cabe, donde todo está incluido, donde la forma se disuelve, donde no se necesitan las palabras ni formular preguntas, ni tan siquiera una pregunta tan trascendental como ¿quién soy yo? Las respuestas afloran en el instante adecuado. 

Es como si yo hubiera echado raíces aquí y ahora.  

El arraigo se apodera del instante y el pensamiento se detiene. 

En el ahora todo fluye, todo surge, todo es


Autora texto e imagen: María Jesús Verdú Sacases
Técnica imagen: Pastel blando 

5 comentarios:

**kadannek** dijo...

Me agrada mucho leerte. Me quedo usualmente con un suspiro al finalizar. Agradezco tus reflexiones, tus "lecciones", tu concientización amorosa y desinteresada.
Comparto tu pensamiento, y aunque suene repetitiva, es aquí y ahora donde están latiendo todas las posibilidad, donde surge todo, donde todo fluye y refluye sin pausa. Es menester hacer conciencia, apreciar y entender ese conocimiento.

martinealison dijo...

Bonjour chère amie,

Il est bon de méditer parfois... La contemplation aide à la méditation.
Très joli dessin...

Gros bisous ♡

Ligia dijo...

La meditación es una buena forma de encontrarse a sí mismo. Abrazos

Mª Jesús Muñoz dijo...

Mi querida amiga, allá en tierras lejanas, donde la naturaleza es salvaje y primitiva y los pájaros saludan al día a las 5 de la mañana he podido sentirme inmersa, consciente de esa inmensidad y esa infinitud que nos aporta la vida...He sentido la esencia divina que nos habla y nos invita a ensayar el vuelo del espíritu...
Gracias por tus letras y tu cercanía entrañable.
Mi abrazo y mi cariño.
M.Jesús

Magdeli Valdés dijo...

Todo fluye
todo se expande al despertar nuestra conciencia

estamos redescubriendo esa sabiduría de a poco
en comunión con lo que nos acompaña a cada paso del día...