sábado, 17 de octubre de 2015

La discreción y el silencio de las hadas



En la discreción, el silencio y las emociones apacibles reside una luz singular que nos conecta con las hadas y con su vuelo rapidísimo y casi desapercibido, rasante, cercano y reservado para los corazones de serena alegría y tan fieles guardianes que siempre saben guardar un secreto, incluidos aquellos que les han revelado los seres de luz.
El desarrollo del silencio, la quietud interior, el no apego y la confianza en el sabio ritmo del Universo hará posible que las hadas se deslicen a nuestro alrededor con sigilo para guiarnos con sus susurros y en sueños hacia vías llenas de plenitud, aposentadas en la madurez de las emociones y con el objetivo de nivelar nuestra balanza interior para acercarnos al punto de equilibrio que precisa nuestra mente y nuestro corazón. Las hadas son expertas en leer y  analizar los sentimientos más escondidos, incluso aquellos de los que no se es consciente para que afloren al exterior, tomen tierra, echen raíces y se manifiesten para elevar nuestra consciencia, conocernos mejor a nosotros mismos, acercarnos a nuestra alma y ganar seguridad emocional. Se trata de lecciones que ampliarán nuestras perspectivas y que, tras haber superado el reto, dejaremos de ser los que éramos antes. Son hadas-brújula que nos animan a seguir un rumbo no planeado.
 Nos ayudaremos a nosotros mismos y a nuestros guías, si meditamos y nos quedamos en silencio lo cual nos permitirá adentrarnos en el ser y escuchar el parloteo de pensamientos y emociones que precisan ser sanadas para ser bañadas en el amor y la sabiduría de la luz del alma y, por tanto, alejarlas de la explotación a las que nos somete el ego.
La paradoja es frecuentemente uno de los guisos favoritos que nos preparará la cocina hadada de estos seres alados y observadores, gustosos de lo imprevisible, lo inesperado y de la sorpresa propia de la magia de la vida, que nos aleja de lo rutinario y de lo aburrido, y que, a su vez, nos enseña que en el juego de la vida las circunstancias son tan cambiantes y diversas, destiladas en lo efímero de cada momento presente, que no existen los términos absolutos, sino que cada momento puede precisar de algo distinto en función de los ingredientes con que se cuezan las situaciones, eso sí, siempre con el pleno respeto de los principios y valores. En este sentido, las hadas nos muestran la flexibilidad y la adaptación a lo que el instante trae a la existencia, es decir, nos enseñan a jugar y a desprendernos de viejos criterios para dar paso a una nueva forma de pensar que se aleja de lo fijo y de la imposición de ideas desde la apertura mental.
La observación interior y el silencio, aceptado y sentido de forma paciente y calma, nos acerca a lo íntimo, a la claridad mental, a lo que creíamos marchito, a lo más auténtico y tan escondido, que algún día dejó de existir al perderse la fe y la perseverancia en algún sueño perdido. Y las hadas lo elevan y nos lo presentan  para que nos demos de bruces con él y podamos batir nuestras propias alas… y volemos hacia aquello a lo que nunca habíamos soñado antes o a lo que ya habíamos olvidado. Su presencia indica que somos capaces de mucho más de lo que jamás hubiéramos imaginado y de que habrá valido la pena, una vez superado el desconcierto inicial o incluso la inquietud del instante.
Las hadas son conocedoras de la clarividencia, de las emociones humanas y de la intuición presente en cada corazón que late y el hecho de que puedan observarnos y pasar desapercibidas, les confiere una dimensión para nosotros frecuentemente imperceptible pero que les permite sentirnos tan de cerca, que es como si nuestra luz atrajera a la suya. Sin embargo, la nobleza, la inocencia y la sensibilidad pueden llegar a percibir esta dimensión hadada, cautelosa pero firme en su manifestación.


Autora texto e ilustración: María Jesús Verdú Sacases
Técnica ilustración: Pastel blando y lápices de colores
Texto extraído de mi libro “Reflexiones de Hadas y Ángeles” Bubok Editorial http://www.bubok.es/libros/196731/Reflexiones-de-Hadas-y-Angeles

11 comentarios:

martinealison dijo...

Bonsoir chère amie,

Je vous soupçonne d'être une véritable petite fée remplie de sensibilité...
Une très jolie publication.

Je vous souhaite un très agréable weekend.

Gros bisous ♡

Ligia dijo...

Unas reflexiones muy tranquilizadoras. Abrazos

Mª Jesús Muñoz dijo...

Me encanta el silencio y discreción de las hadas, que les permite acercarse a nosotros y ver nuestra alma, nuestras circunstancias e insuflarnos su fuerza, su magia y su ánimo. Es importante la reflexión, adentrarnos en nosotros mismos y descubrir nuestros límites y nuestra inmensidad, amiga...Si somos conscientes de ello, la esencia divina nos dará su luz y su fortaleza, sin duda alguna.
Mi gratitud y mi abrazo de luz por compartir tus bellos y profundos escritos.
M.Jesús

Marian dijo...

Gracias por pasarte por mi cocina. La verdad es que me da mucha pena tener que haberla parado, pero es que no tengo mucho tiempo
Me encantaria poder tener trato con las hadas, silenciosas y bondadosas, siempre hay que tener alguna ilusion
Un abrazo

Kasioles dijo...

Espero y deseo, que esas fantásticas hadas, me visiten e inunden de felicidad mi corazón para que yo pueda transmitirlo en lo que dejo escrito en mi espacio.
Me ha gustado mucho tu entrada.
Cariños y feliz semana.
kasioles

CRISTINA dijo...

Hola María Jesús, en el silencio y la quietud interior, es donde más estamos expuesto a conectar con eso seres tan especiales como son las hadas.
Su existencia es como esa brisa traviesa que nos acaricia el corazón y que nos susurra en cada pensamiento lo emocionante que puede resultar a cada paso. Abrirse a estos seres posibilitará un cambio interno con efectos proporcionales en la realidad exterior.
Un grande abrazo de luz.

Milena dijo...

La meditación, el silencio, nos llevan a descubrir un mundo mágico y creativo...

Saludos, buena semana.

Magdeli Valdés dijo...

En el silencio encontramos esa mirada poderosa de nuestro ser interior
que se fortalece con las maravillas que nos dona la naturaleza
por ellos estar quieto y sentir ese llamado es algo que nos es fácil de lograr, pero cuando ocurre son momentos llenos de vital sentir...

es el gozo de la luz conectada...sentida y renovada....
gracias

te dejo un abrazo!

Magdeli Valdés dijo...

Me faltó agradecer tu ´paso por mi página de G+ , pero sabes que yo tengo mi blog de poemas, chaitenvivo ...ahora dejo varios días fijada la entrada a mi blog de poesías, pues muchos amigos de blogger se confunden ...

esa es una página de compartir muchas cosas y entre ellas mis poemas...lo que pasa es que se unió con el blog y por ello da a ese otro sitio , pero de allí puedes entrar igual a mi blog oficial...

gracias por entrar y dejar tu huella...

PEPE LASALA dijo...

Quedarse en silencio mirándose uno mismo es el mejor modo de conocerse para mejorar. Además, se encuentra mucha paz. Me ha encantado Mª Jesús. Un fuerte abrazo y buen fin de semana. @Pepe_Lasala

Volarela dijo...

Desde tus escritos se siente esa luz y ese silencio.. Gracias.
No soy muy festera, por eso te envío mi saludo dulce :) más allá de éste y el próximo año ;)